Arconada, la cantada que hizo llorar a toda una generación

Luis Miguel Arconada jugó toda su carrera en la Real Sociedad.
Luis Miguel Arconada jugó toda su carrera en la Real Sociedad.

José Luis Arconada fue uno de los mejores porteros de la historia de España, pero un error en la final de la Eurocopa de 1984 cambió el guion de toda su carrera.

A Arconada no le retiró su cantada contra Francia, sino las lesiones y la irrupción de Andoni Zubizarreta.

CUOTAS AL GANADOR DE LA EUROCOPA
Domingo, 11 de junio

Luis Miguel Arconada vivió algunos de los momentos más gloriosos de la historia de la selección española. Era el portero y capitán de la mítica goleada del 12-1 a Malta que clasificó a 'La Roja' para la Eurocopa en la que el guardameta pasaría a la posteridad del fútbol español. Para que nos pongamos en contexto, el cancerbero donostiarra fue un referente para su generación defendiendo durante toda su carrera -15 años- los colores de una Real Sociedad a la que llevó a ganar dos Ligas, una Copa del Rey y una Supercopa en los años 80.

Muchos creen que la actuación en la final de la Eurocopa de 1984 fue la que terminó con la carrera de Arconada, pero nada más lejos de la realidad. Las lesiones, concretamente en una rodilla a la que sustituyeron tendón por ligamento, hicieron que el portero no regresará desde 1985 a ninguna convocatoria con la selección española. Es cierto que un joven, también vasco, llamado Andoni Zubizarreta había irrumpido con fuerza en el panorama nacional y el seleccionador estimó oportuno evitar una competición entre la vieja gloria y el joven emergente. Como anécdota la carrera de Zubi con la selección también terminó abruptamente tras una cantada en el Mundial de Francia 98 tras un nefasto partido ante Nigeria que dejó a España fuera de la segunda fase.

Vayamos a la cantada de Arconada en sí. El portero había hecho una tremenda Eurocopa en 1984 espoleado por la goleada ante Malta que clasificó al equipo para el evento. España, con más suerte que otra cosa, pasó la primera fase tras un gol de Maceda en el minuto 90 del último partido de la fase de grupos para vencer a la favorita Alemania Federal por 0-1. Los nuestros habían empatado los dos primeros partidos a un gol con Rumanía y Portugal dejando sensaciones contraproducentes. Todo el mundo esperaba que cayeran ante los vigentes campeones de la Eurocopa, pero la bravura del portero vasco -de apenas 1.80 metros- ante las torres germanas hizo que España se lo creyese para dar una de las grandes campanadas del torneo.

España se plantó en la final ganando a Dinamarca en la tanda de penaltis tras otro 1-1. Arconada emergió como el héroe al detener el penalti decisivo a los nórdicos. El diario deportivo Marca abría su periódico elogiando al salvador donostiarra. Llegamos a la final ante la anfitriona Francia con el Balón de Oro, Michel Platini, a la cabeza. Fue un partido feo por los nervios de todos y por lo físico del escenario. España contenía a Francia bastante bien en un Parque de los Príncipes hasta la bandera hasta que llegó el minuto 57. En una falta desde la frontal del área botada por el jugador de la Juventus que iba al palo de Arconada, el guardameta la atajó con el cuerpo, pero el balón -como si estuviese vivo- se le escapó por debajo de los brazos produciendo un gol que entraría en la historia negra de España. Bellone, en el tiempo de descuento, redondearía el 2-0 que dio el título a Francia y privaba a España de su segundo trofeo continental europeo.

Arconada, tras el encuentro, fue abrazado y reconocido por sus compañeros. Todos ellos sabían que no habrían pasado ni de la primera fase de no ser por las intervenciones del donostiarra. Su cantada hizo llorar a todo un país haciendo que Francia estrenase su palmarés futbolístico. Los 'bleus' nunca han olvidado el favor que les hizo el portero donostiarra, quien nunca ha vuelto a ver aquel partido.