Eurocopa 2021: cuatro beneficiados por el aplazamiento del torneo

Puede que a algunas selecciones en reconstrucción el torneo les llegara demasiado pronto. Si se retrasa sus opciones aumentarán mucho, opina Dan Fitch.

Consigue un bono de 5€ cada semana apostando 15€ en combinadas en Betfair.

La Eurocopa 2020 ha sido aplazada debido a la continua propagación del Coronavirus en todo el continente, y por el deseo prioritario de completar las temporadas nacionales. Se jugará en 2021, entre el 11 de junio y el 11 de julio. Por frustrante y difícil que sea posponer un evento tan grande, parece un acto necesario en un momento en el que la seguridad de la población europea es lo único realmente importante.

Desde la perspectiva de las apuestas, tal decisión está destinada a tener un impacto en las cuotas. Cuando se trata de torneos internacionales, los equipos europeos buscan llegar a su punto máximo cada dos años, haciendo ajustes e integrando nuevos jugadores en ese lapso. Retrasar un torneo un año es una gran interrupción. Bélgica, por ejemplo, es una de las grandes favoritas para ganar la Eurocopa 2020 a cuota 65/1, pero su envejecida defensa será más débil en 2021.

El campeón Portugal cotiza a cuota 15. Tiene una buena generación de talento, pero sigue dependiendo de Cristiano Ronaldo para marcar sus goles. Ronaldo cumplirá 36 años en el verano de 2021 y, aunque muchos lo consideramos un ser casi sobrehumano, su nivel tiene que bajar en algún momento. Para otros países, retrasar el torneo un año podría ser beneficioso. Aquí hay algunos países que podrían salir bien parados de este aplazamiento.

Alemania: más tiempo para reconstruir

Después de una terrible actuación en el último Mundial y de terminar en la última posición de su grupo de la Liga de Naciones, ha quedado claro desde hace tiempo que el equipo alemán necesita una reconstrucción. Durante la fase de clasificación de la Eurocopa, Joachim Low ha optado por la evolución en lugar de la revolución. Ha introducido más jugadores jóvenes, conservando al mismo tiempo un núcleo de jugadores experimentados con Manuel Neuer y Toni Kroos. Alemania terminó por encima del muy mejorado equipo holandés en el Grupo C. Los alemanes son los sextos favoritos a cuota 98/1, pero ese precio podría bajar tras un año en el que un equipo joven puede crecer. Potenciales jugadores clave como Niklas Sule y Leroy Sane han estado fuera por lesiones de larga duración y serán grandes activos en 2021.

Holanda: los delanteros podrían desarrollarse

Holanda ha hecho grandes progresos desde que no logró clasificarse para la última Copa del Mundo, llegando a la final de la Liga de las Naciones, ya que los jugadores de mayor edad alcanzaron todo su potencial y surgió una nueva generación de talento por detrás. Virgil van Dijk se ha convertido en el mejor defensor del mundo, al mismo tiempo que el Ajax llegó a semifinales de la Liga de Campeones con un equipo que contaba con muchos jóvenes holandeses. Ya como cuarta favorita a cuota 76/1, Holanda puede ser aún más candidata en un año.

Noruega: el efecto Haaland

Noruega aún no se ha clasificado para la Eurocopa, con un duro partido de repesca contra Serbia y una final que superar antes de que su plaza esté reservada. No es de extrañar entonces, que su cuota para ganar el título sea de 251. Sin embargo, el retraso en la programación del torneo ayudará a sus posibilidades de clasificarse y a tener un impacto en la fase final. El veterano seleccionador Lars Lagerback está trabajando con una nueva y emocionante generación de jugadores, en la que Erling Braut Haaland es el miembro más destacado. Haaland solo ha jugado hasta ahora dos veces con Noruega y aún no ha marcado, pero tiene el potencial de causar un impacto similar al de Wayne Rooney en la Eurocopa 2004. Más teniendo en cuenta que puede formar una sociedad devastadora con Martin Ødegaard.

Inglaterra: hora de recuperarse

Inglaterra no parece esconder gran valor como primera favorita a cuota 5.59/2, pero el aplazamiento de la Eurocopa 2020 podría ayudarle. Harry Kane y Marcus Rashford están lesionados en este momento, y corrían el riesgo de perderse el torneo este verano. La fuerza del equipo inglés, basada en gran medida en su brillante ataque, quedaba bastante disminuida. Los restantes temas de preocupación para Gareth Southgate incluyen el estado de forma de Jordan Pickford, no muy acertado en el Everton. El centro de la defensa de Inglaterra podría ser más sólido, y hay que encontrar el equilibrio adecuado en el mediocampo. Si la Eurocopa se hubiera iniciado en junio, Southgate tendría muy poco tiempo para resolver estos problemas. Ahora gozará de otro año para trabajar en ellos, usando para ese propósito las competiciones clasificatorias de la Copa del Mundo.