¿Está el 0-4 de Xavi a la altura del 2-6 de Guardiola? Los números de ambos partidos

El debut de Xavi Hernández como técnico del Barcelona en el Bernabéu pasará a la historia. Y la pregunta es inevitable: ¿Supera al debut de su maestro, Pep Guardiola, allá por 2009?

La afición del Real Madrid aun tiene en la retina la pesadilla que supuso caer por 2-6 ante el Barcelona en el Bernabéu con Pep Guardiola dirigiendo a su eterno rival

El Barcelona venció al Real Madrid en el Clásico con una exhibición que pocos o nadie esperaba. 0-4 y atropello a un conjunto de Ancelotti que no supo reaccionar. Ahora toca analizar el choque y tratar de adivinar si es la mejor victoria de los de la Ciudad Condal en casa del eterno rival.

El choque se explica de manera muy sencilla repasando las estadísticas: 59% de posesión a favor del Barcelona por 41% del Real Madrid. En cuanto a los disparos a puerta, los visitantes realizaron 18 por 14 de los blancos, aunque las ocasiones fueron mucho más claras que las de los locales. De hecho, el propio Ancelotti lo reconoció en rueda de prensa.

"Si tenemos que hacer un balance, hasta ahora, todos lo habríamos firmado, estar en marzo con 9 puntos de ventaja y en cuartos de Champions. Me hunde mucho la derrota, estoy muy triste, pero debo tener equilibrio".

La mayor humillación de la historia de LaLiga

La primera diferencia es que el Barcelona llegaba a aquella jornada 34 con 4 puntos de ventaja sobre el Real Madrid. Por tanto, había mucho más en juego. Los blancos llegaban con el cuchillo entre los dientes y unas ganas terribles de recortar distancias.

Se adelantó el conjunto de Juande Ramos con un tanto de Higuaín, pero después se desató la tormenta perfecta. Henry era un puñal por la izquierda, Messi por la derecha y Eto'o en el centro del ataque, con un centro del campo que parecía la mejor de las orquestas tocando su mejor sinfonía. 2-6 y humillación.

Aquel Barça acumuló un 63% de posesión por 37% del Real Madrid. 22 faltas de los blancos por 9 de los azulgrana, además de 17 disparos a puerta de los de Guardiola por tan solo 5 (13 y 4 a puerta respectivamente). Una barbaridad de dato que deja a las claras la superioridad de los visitantes aquel día.

Con todo y aunque el gran partido del Barcelona de Xavi Hernández ha sido apoteósico, el 2-6 del Barcelona de Guardiola sigue estando por delante. Por importancia, por lo que significó y por marcar el principio de una de las eras más gloriosas de la historia del fútbol.