El Dortmund y el Gladbach, los equipos más excitantes en el retorno de la Bundesliga

En pasado fin de semana se ha visto a dos equipos muy finos en Alemania. Andy Brassell nos cuenta las claves de los tres primeros clasificados.

El Bayern con Flick ha sido creencia, agresividad y lucha hasta el final, pero hubo muy poco de eso en la capital.

La profundidad del Dortmund impresiona

En cuanto a las declaraciones de intenciones de los equipos en la primera jornada tras el retorno de la Bundesliga, alguna fue enfática. Cada equipo tuvo que adaptarse a circunstancias particulares, por supuesto, pero el Borussia Dortmund llegó en el Revierderby contra el Schalke sin los lesionados Marco Reus, Dan-Axel Zagadou (que se perderá el resto de la temporada), Axel Witsel y Emre Can, Y eso fue antes de perder al joven de 17 años Gio Reyna, que había sido nominado por Lucien Favre para hacer una primera aparición en la Bundesliga como titular, por una lesión de tobillo en el calentamiento.

El hecho de que Favre pudiera sustituir a Reyna por Thorgan Hazard en pocos minutos (y que el hermano menor de Eden se convirtiera rápidamente en el mejor jugador del partido) fue un recordatorio de las opciones de las que dispone el entrenador. Antes del encuentros parecía que la ausencia de la pareja de mediocampistas Witsel y Can sería difícil de superar, pero Thomas Delaney y Mo Dahoud no lo tuvieron en cuenta, y completaron una excelente actuación en el triunfo del BVB.

El Schalke estuvo a un nivel pobre y quedó a merced de las contras del Dortmund en el contraataque. Dios sabe lo que habría ocurrido si Favre hubiera podido recurrir a un Jadon Sancho en plena forma, pero la calidad y la profundidad del equipo local fueron irresistibles. Los aficionados neutrales esperan que el Dortmund pueda llevarse el máximo de puntos del campo Wolfsburgo el fin de semana, ya que ello propiciaría un apasionante Der Klassiker contra el Bayern de Múnich el 26 de mayo.

El Bayern puede ser molestado...

Hablando del Bayern, tuvo todo lo que podían esperar a su favor antes de su viaje el domingo al campo del Union Berlín. No sólo le había dado tiempo a la máquina de hacer goles Robert Lewandowski para recuperarse completamente de una cirugía menor de rodilla, sino que visitaba al equipo quizás más afectado por la naturaleza de los partidos a puerta cerrada. Como Thomas Müller reconoció después del partido, la ferviente multitud del Alte Försterei puede "inclinar la balanza".

Entonces, ¿por qué el equipo de Hansi Flick completó una de sus más pobres actuaciones bajo su reinado hasta la fecha? El Bayern con Flick ha sido creencia, agresividad y lucha hasta el final, pero hubo muy poco de eso en la capital. Rara vez sus jugadores se sintieron amenazados, pero aún así necesitaron un penalti y un gol a balón parado para prevalecer.

Como muchos otros, el Bayern podría poner como excusa la oxidación y prometer mejoras. Sin embargo, fue notable lo frustrados que se sentían sus futbolistas cuando se acercaba el descanso sin que hubiera grandes avances. El enfoque físico de Union fue muy efectivo, y uno cree que otros equipos de la Bundesliga intentarán algo similar contra ellos.

Marco-Rose-1280.600x338.jpg

¿Cómo de bueno es el Borussia Mönchengladbach?

El sábado el mediodía el Gladbach, uno de los equipos más estéticos de la Bundesliga, entró en acción, y su llamativa delantera no defraudó. Tanto Alessane Pléa como Marcus Thuram marcaron en los primeros siete minutos contra el Eintracht de Frankfurt y el equipo de Marco Rose (en la foto) fue superior en todo momento.

Al igual que el Dortmund, probablemente el Gladbach recibirá pocos elogios por el bajo rendimiento de su oponente, pero no podría haber pedido un mejor reinicio de la campaña. El pinchazo del RB Leipzig significó que el Gladbach saltó al tercer lugar, un inesperado impulso en el primer fin de semana de regreso.

El Bayer Leverkusen, rival directo por los puestos de la Liga de Campeones y cómodo ganador del lunes por la noche en el campo del Werder Bremen, visita el sábado el Borussia-Park. El Gladbach busca darse un respiro sobre el equipo de Peter Bosz, el único equipo que, siendo realistas, le puede negar un puesto entre los cuatro primeros. Rose podría necesitar un replanteamiento para endurecer un mediocampo que se ve un poco tambaleante en ausencia de Denis Zakaria, pero tiene una gran oportunidad de sellar un logro que no muchos creían que eran capaces de hacer.