Dimitar Berbatov escoge los mejores momentos de su carrera

Bayer Leverkusen, Tottenham, Manchester United y selección búlgara: el embajador de Betfair acumuló muchos logros de los que está orgulloso.

Probablemente la camiseta más especial para mí es la de la selección búlgara, con la que rompí el récord de goles de todos los tiempos.

Máximo goleador y Premier League en mi mejor temporada

La Bota de Oro que se entrega al máximo goleador de la Premier League es un poco pesada. Lo recuerdo de cuando me la concedieron y me hacían posar con ella. El trofeo es algo grande para mí y me hace sentir muy orgulloso, aquella fue la temporada en la que batimos el récord de 18 títulos del Liverpool y llegamos a 19, y fui el Pichichi del equipo y de la Premier League.

También tengo una bandera búlgara que es otro tesoro para mí, ya que estaba colgada en el techo de Old Trafford, la descolgué cuando me fui e hice que todos la firmaran. Venir de Bulgaria, convertirse en el máximo goleador y ser campeón en el mismo año fue una sensación increíble. Al haber combinado el hecho de ser un campeón y ser el máximo goleador de mi equipo y de la Premier, creo que se puede decir que esa temporada fue la mejor de mi carrera. Tuve otras temporadas en las que me desempeñé bien y marqué muchos goles, pero no tuvieron esos mismos resultados finales.

En la 2010/11, al final tuve algo que celebrar personalmente y como equipo. Tengo que decir que en realidad marqué 21 goles: jugamos contra el Sunderland y marqué uno que le apuntaron a Anton Ferdinand. El balón iba a la red y le golpeó en la espalda: me lo quitaron y lo convirtieron en un gol en propia meta, ¡tienen que devolvérmelo para que sean 21!

Cinco goles con gran significado...

Después de anotar un hat-trick contra el Liverpool, pasaron 10 partidos antes de que anotara de nuevo, ¡10 partidos! Estaba pensando para mí mismo, "Berbs, ¿qué es lo que está pasando? ¿Cómo es posible?" Se suponía que iba a ser al revés, tras marcar tres goles contra el Liverpool, uno de ellos un golazo increíble, mi confianza debería ser alta, pero no marqué en 10 jornadas.

No fue fácil porque la gente empezó a hablar, a criticar, pero yo necesitaba mantenerme positivo. Recuerdo que en la sesión de entrenamiento antes del partido, Sir Alex se me acercó y me dijo: "Berbs, ¿estás bien? Sales de titular mañana", y yo le dije: "Vale, gracias". El jefe tenía confianza en mí y yo la necesitaba, es algo bueno. Creo que eso me dio la tranquilidad de que no importaba la mala racha. Sólo necesitaba estar tranquilo y confiar en que las cosas iban a salir bien. A veces, parece que se avecinan tormentas, pero al final... Cinco goles contra el Blackburn. Tengo ese balón con todas las firmas de mis compañeros y lo llevo siempre conmigo, porque me recuerda que aunque las cosas no vayan bien en algún momento todo se da la vuelta y las cosas vuelven a ser geniales.

Mi camiseta más especial

Cada camiseta de los equipos en los que jugué es especial para mí, con clubes de Bulgaria, Inglaterra, Alemania y hasta Francia y Grecia. Pero probablemente la camiseta más especial para mí es la de la selección búlgara, con la que rompí el récord de goles de todos los tiempos. Fue en un partido contra Malta, en el que marqué mis goles 46 y 47.

Se puede imaginar lo que me pasaba por la cabeza antes del partido siendo delantero: ¿será hoy? ¿Qué pasa si no lo logro? Empiezas a pensar en todas estas preguntas y a veces puedes llegar a sabotearte. Pensaba en todo esto y cuando marqué el primer gol me dije "¡Sí!", porque igualé el récord. Cuando marqué el segundo para convertirme en el máximo goleador de todos los tiempos de mi país, fue un momento especial.

Redacción Betfair,