Copa América 2021: una maldición que va desde Pelé a Messi

Pele, Messi y Maradona tienen algo en común con la Copa América.
Pele, Messi y Maradona tienen algo en común con la Copa América.

Ni Pelé ni Maradona ni Leo Messi ni muchos otros futbolistas ilustres fueron capaces de levantar la Copa América a lo largo de su carrera. Por unas razones u otras, este trofeo siempre fue su espinita clavada.

La Copa América es quizá el torneo de selecciones más asimétrico que nos podemos encontrar. Tan pronto se juega cinco veces en una década como tres.

CUOTAS AL GANADOR DE LA COPA AMÉRICA DE FÚTBOL
Domingo, 13 de junio

En el mundo del deporte existen maldiciones de todo tipo. Los Knicks llevan casi medio siglo sin ganar la NBA, el Tour de Francia no ha visto un vencedor local desde 1985, Rafa Nadal no ha podido ganar nunca una Copa de Maestros y así sucesivamente en todas las disciplinas. En el fútbol, la Copa América representa el torneo de selecciones de más nivel del mundo por delante de la Eurocopa o Mundial. Son diez participantes, todos ellos de máximo nivel, que se juegan la gloria de ser el país que reina en Sudamérica durante dos o tres años, según toque.

La Copa América es quizá el torneo de selecciones más asimétrico que nos podemos encontrar. Tan pronto se juega cinco veces en una década -como ocurrió en los 90- como se disputa en tres ocasiones -en los 2000- o se celebra de año en año -como sucedió en las ediciones de 2015 y 2016-. Hablamos de un torneo que tiene a Uruguay como el equipo que más entorchados ha levantado con 15 y que tradicionalmente fue esquivo en su suerte con los equipos de Brasil (9 campeonatos) y Argentina (14).

De los presentes en la línea de salida para esta edición, sólo Ecuador y Venezuela no saben lo que es ganarlo. Ellos pueden sentirse mal por ello, pero si caen en la cuenta de que se trata de una Copa que Pelé, Diego Armando Maradona o Leo Messi jamás han levantado, quizá el ánimo se les levante un poco.

Pelé se topó con Argentina

Aunque parezca increíble, todo un tricampeón del mundo como Pelé, que en su época ganó a voluntad los torneos de selecciones, se topó con la maldición de la Copa América. Fue en 1959, cuando apenas contaba con 19 años y se encontraba en plenitud de facultades, cuando más cerca se quedó de ganarla. Llegó hasta la final atemorizando a todos sus rivales para convertirse en el máximo goleador del torneo y siendo proclamado mejor jugador.

Se midió con Argentina en el estadio Monumental en un duelo donde sólo le valía el triunfo y empataron a un tanto con gol de Pelé. Pizzuti, para jolgorio de 100000 aficionados en las gradas del coliseo de River, escribió un capítulo más en la rivalidad entre Argentina y Brasil.

La maldición de Maradona

Diego Armando Maradona también lo intentó sin éxito hasta en tres ocasiones. El Pelusa tuvo muy mala suerte con un campeonato que habría redondeado un palmarés de ensueño. En 1979 fue su primera aparición sin pasar ni siquiera de la Primera Ronda. Mejoró en 1987 y 1989, alcanzando el cuarto y tercer puesto. Todo estaba listo para que Argentina volviese a ganar una Copa América por primera vez desde que se la arrebataron a Pelé en 1959 y así ocurrió en 1991.


La albiceleste levantó el título 32 años después, pero Maradona no estaba en el equipo por la primera de sus suspensiones por dopaje. El mediapunta volvería al equipo nacional e incluso jugaría la Copa Artemio Franchi que enfrentaba al campeón de la Copa América y al de la Eurocopa. El Diego la ganó en la tanda de penaltis, pero se quedó sin participar en el siguiente campeonato con Argentina ese mismo verano. Ese torneo fue la Copa América de 1993 y otra vez la albiceleste la ganó sin su 10.

¿El año de Messi?

Y para completar el tridente de jugadores malditos en la Copa América no podemos obviar a Leo Messi. El astro culé ha alcanzado hasta en tres ocasiones la final del torneo y nunca ha conseguido concretar un triunfo. La primera vez fue en 2007 en una derrota inapelable ante Brasil por 3-0, la segunda fue en la resaca de la derrota del Mundial de 2014 perdiendo la final de la Copa América de 2015 ante Arturo Vidal y Chile en la tanda de penaltis, mientras que la tercera fue un calco exacto de la final anterior perdiendo en los penaltis tras 90 minutos de antifútbol culminados por un 0-0. La historia de Messi es un vaso comunicante con la de Maradona, puesto que Argentina no gana este campeonato desde que lo hiciesen los contemporáneos del Diego en 1993.

La Copa América representa un torneo difícil y donde no gana siempre el mejor. Messi, que todavía está a tiempo de romper esta maldición, sabe de buena tinta que no es el escenario donde está más acertado. Apenas promedió 0.33 goles por partido siendo el cuarto jugador con más partidos en la historia de la competición y pudiendo convertirse en el que más si Argentina llega lejos en esta edición de 2021. Tras la salida de Colombia como organizador, la nación albiceleste se ha quedado como único anfitrión. El escenario es perfecto para ver la coronación tardía del Rey Leo.