Cómo afectaría jugar a puerta vacía al final de la Premier League

Inglaterra es conocida por sus estadios llenos y el ambiente eléctrico en los partidos. Jugar sin público puede condicionar el devenir del campeonato.

Los equipos de la mitad de la tabla que no tienen nada por lo que jugar serán seguramente peores que de costumbre, incapaces de motivarse y poco dispuestos a arriesgarse a lesionarse.

La Premier League tiene previsto reiniciar la temporada el 8 de junio, y aunque esa fecha está sujeta a cambios, el apoyo del gobierno y la determinación colectiva de los clubes de evitar un agujero negro financiero, sugiere que el fútbol volverá a ponerse en marcha más pronto que tarde. Y con cada nueva reunión nos acercamos más a que el fútbol se juegue a puerta cerrada (una condición que podría extenderse a todo el año 2020/21) y en 8-10 sedes neutrales.

Por consiguiente, la Premier League tendrá un aspecto muy diferente cuando regrese, y las ventajas de jugar en casa -y con el apoyo de los aficionados- se evaporarán. ¿Pero cómo cambiará exactamente el panorama? Y a falta de nueve jornadas de la temporada 2019/20, ¿qué clubes se beneficiarán más?

El impacto financiero

Jugar sin aficionados y el hecho de que no haya partidos en casa significa una reducción del 100% en los ingresos del día de partido. Esto podría tener consecuencias nefastas en el fútbol de la parte baja de la pirámide, y de hecho parece que todos los clubes fuera de la Premier League necesitarán un enorme apoyo financiero de los 20 principales clubes.

Pero en la máxima categoría de Inglaterra, no debería ser un gran problema. Con los ingresos de la televisión en constante aumento, los ingresos de los días de partido ahora sólo representan el 13% (en promedio) de los ingresos del club. Sin embargo, todavía hay diferencias entre los clubes, que podrían tener un efecto en cadena sobre su capacidad de maniobra en el mercado de fichajes.

El Arsenal tiene la proporción más alta, con un 24% de los ingresos procedentes de los aficionados, mientras que el Tottenham y el Manchester United dependen igualmente bastante de esta fuente de ingresos. Generalmente son los clubes con estadios más grandes los que se ven más afectados, por lo que no debería ser un gran problema para la Premier League. No es una coincidencia que el United, el Arsenal y el Tottenham también estén también entre los tres primeros en cuanto a sus reservas de efectivo.

El impacto de los resultados

En la temporada 2019/20, cerca del 45% de los partidos de la Premier League fueron ganados por el equipo local y el 30% por el equipo visitante, una diferencia significativa pero quizás no tan alta como uno podría esperar.

La ventaja local se ha ido erosionando gradualmente a lo largo de los años, posiblemente debido a que los futbolistas son ahora atletas más afinados y por lo tanto se adaptan mejor, o porque el juegos se está volviendo más universal. Todos los campos tienen superficies igualmente inmaculadas, mientras que todo el fútbol de la Premier League sigue principios tácticos similares.

villa_park_external.600x338.jpg

No obstante, sigue habiendo una ventaja. En los 11 partidos a puerta cerrada que se jugaron en 2020 en toda Europa después de que se expandiera el Coronavirus (en la Serie A, la Liga y la A-League), los equipos locales promediaron 1,55 puntos por partido en comparación con los 1,45 puntos de promedio habituales. El tamaño de la muestra es demasiado pequeño para ser estadísticamente significativo, pero es una lectura temprana interesante.

Ya sea por la indulgencia de los árbitros, la presión de los aficionados o simplemente la familiaridad del escenario y las ventajas psicológicas asociadas, jugar en casa sigue dando a los equipos una ventaja. Ahora que ese factor parece esfumarse (los partidos se jugarán casi siempre en terreno neutral, recordemos), claramente algunos equipos se beneficiarán más que otros.

¿Quién se beneficia más/menos?

El peor golpe será para los candidatos al descenso, ya que casi todos dependen de los puntos como local para sobrevivir. El Norwich (73% sobre el total de puntos) y Aston Villa (71%) necesitan sus estadios para acumular buenos resultados, mientras que a equipos como el Wolves (49%) y el Southampton (39%) les va mejor a domicilio. Los únicos valores atípicos inesperados restantes son el Everton (69%) y el Sheffield United (49%).

Pero no se puede confiar demasiado en estas cifras. Hay un elemento táctico en este promedio que desaparece cuando todos estén jugando en un terreno neutral. Equipos como el Norwich y el Villa necesitan los beneficios psicológicos de estar en casa para jugar su fútbol de posesión expansiva. El Wolves y el Southampton necesitan equipos locales demasiado confiados que les permitan jugar al contragolpe en sus salidas. Todo eso desaparecerá ahora.

Lo más probable es que los mayores beneficiarios sean los mejores equipos. La experiencia de jugar en Europa, con sus viajes y sus inconvenientes, debería ponerlos en buena posición para adaptarse a terrenos neutrales sin aficionados, mientras que es lógico que los mejores futbolistas también sean más consistentes a pesar de los cambios.

Además, los equipos de la mitad de la tabla que no tienen nada por lo que jugar serán seguramente peores que de costumbre, incapaces de motivarse y poco dispuestos a arriesgarse a lesionarse (el descanso prolongado y el calendario compacto harán que los jugadores sean más vulnerables que nunca). Hagamos un breve vistazo a los mayores ganadores y perdedores potenciales basados en estas variables pronosticadas.

Ganadores

Manchester United: El equipo de Ole Gunnar Solskjaer puede sentirse libre para hacer lo que le gusta lejos de Old Trafford, es decir, esperar y jugar al contraataque. Tiende a sufrir contra los equipos de la mitad de la tabla o los de la parte baja porque se ve obligado a jugar con la posesión, pero puede que ya no sea así.

Aston Villa: El otro equipo que podría obtener ventaja es el Villa, que recupera a John McGinn de vuelta de una lesión y se beneficiará de haber parado en un mal momento. En el reinicio, sus partidos más sencillos debían ser fuera de casa. Jugar en terrenos neutrales debería darle una buena oportunidad de sobrevivir.

Perdedores

Tottenham: Muchos temen que el fútbol de la Premier League carezca de la habitual intensidad, y que la ausencia de aficionados cree una sensación de falta de sentido. Eso puede perjudicar al equipo de José Mourinho, que se ha visto perdido y desconcentrado desde que llegó el portugués. Toca luchar por encontrar motivación.

Norwich: Nadie necesita la ventaja de jugar en casa como Norwich, cuyas escasas posibilidades de sobrevivir se basaban en recibir a equipos como Southampton, Brighton, West Ham y Burnley en Carrow Road. Sin el apoyo de la grada, la salvación parece mucho más difícil.

Alex Keble,