Superliga vs Competiciones UEFA: ¿Qué diferencias hay entre los dos formatos?

La nueva competición liderada por A22 ofrece cambios sustanciales con respecto a lo que el máximo rector del fútbol europeo ofrecerá a partir de 2024

La UEFA asegura para sus participantes un mínimo de ocho partidos por temporada, mientras que la Superliga ofrece un número mínimo de 14.

La Superliga ya se ha presentado en sociedad con un formato compuesto por 64 clubes y tres divisiones. El nuevo torneo, auspiciado por A22, tiene la pretensión de ser lanzado en los próximos meses para confrontar directamente con las actuales tres grandes competiciones europeas que organiza la UEFA: la Champions League, la Europa League y la Conference League.

En la Superliga, esas tres categorías se denominarían Star, Gold y Blue, respectivamente, en contraposición con los torneos organizados por la UEFA, aunque tendrían una composición asimétrica. Mientras que las tres competiciones de la entidad suiza contarán en la temporada 2024/25 con 36 equipos participantes cada una, las de la A22 contarían con 16 equipos en las dos categorías más altas, mientras que con 32 en la más baja, la Blue.

La nueva Star confrontaría de tú a tú con la Champions, ofreciendo un formato que contaría con dos grupos compuestos por ocho clubes: jugándose un total de 14 partidos (7 de ida y 7 de vuelta) para luego presentar una fase final con los clásicos cuartos, semifinales y final al cruzarse con los otros ocho equipos del otro grupo.

La nueva Champions, por su parte, hará una nueva fase de grupos con ocho partidos donde no habrá ida y vuelta entre los equipos, clasificándose los ocho primeros de 36 para los octavos de final, mientras que los que finalicen del noveno al 24 jugarán entre sí una eliminatoria entre ellos para establecer los otros ocho equipos clasificados para la fase de octavos.

Luego el resto del torneo discurre como hasta ahora, creciendo de 13 partidos para ser campeón a 19 en el peor de los casos.

Al son de la Champions

Este formato de Champions será replicada por sus hermanos menores -Europa League y Conference League- tras toda una vida en la que no coincidían en cuanto a ello.

Curiosamente, la nueva Champions League cierra la puerta a la repesca en la Europa League como había ocurrido hasta la fecha.

La competición fomentará así que el ganador no venga rebotado de la máxima categoría, como ha sucedido en las últimas ediciones.

En la Superliga, los dos últimos clasificados de la Star League dejarían su puesto en la máxima categoría a los dos finalistas de la Gold League. De esta bajarían también los dos últimos a la Blue League, de la que también subirían de categoría los dos finalistas.

En la Blue League se viviría un transito constante y fluido de equipos, puesto que cada temporada 20 de los 32 clubes en liza dejarían su puesto en la categoría a los campeones de las diversas ligas nacionales.

Para asegurarte el puesto, tienes que clasificarte en una de las dos primera plazas de los cuatro grupos que habrían en la división.

Otros detalles

La UEFA asegura para sus participantes un mínimo de ocho partidos por temporada, mientras que la Superliga ofrecería un número mínimo de 14 encuentros.

En ambos casos, la entrada por méritos deportivos está asegurada, aunque la competición controlada por los suizos permite entrar en su escalón más alto a los ganadores de algunas ligas inferiores, mientras que la Superliga les reservaría su tercer escalón.

El fútbol europeo vive un momento fundamental en su historia con la irrupción de una Superliga que ya tiene luz verde para operar sin miedo a las represalias de la UEFA.

Real Madrid, Barcelona o Nápoles ya han expresado públicamente su interés en lanzar una competición que cambiaría el paradigma en el fútbol del Viejo Continente.