UEFA Champions League

Semifinales de Champions: La guerra de presupuestos la gana el Manchester City

El Villarreal es el club que menos dinero gasta de los cuatro que han llegado a semifinales, por lo que es el que menos tiene que perder

Dos equipos españoles y dos ingleses pugnarán desde esta semana por alcanzar la final de la Liga de Campeones. En Betfair analizamos los presupuestos de los cuatro, para ver qué conjuntos deberían tener ventaja.

Las semifinales de Champions League ya están aquí y, aunque lo que pase sobre el terreno de juego es una incógnita, sí podemos saber cuáles son los equipos más ricos de la competición. Liverpool, Manchester City, Real Madrid y Villarreal se jugarán el pase a la final con este dinero como arma.

El equipo más rico de los cuatro equipos que quedan en liza es el Manchester City, con un presupuesto de 644 millones de euros. Son datos del informe Football Money League que publica anualmente Deloitte y que es referencia a la hora de analizar este tipo de datos.

Por detrás aparece el Real Madrid, que cuenta con un presupuesto de 640 millones, a solo cuatro millones de su rival en semifinales. Por lo tanto, ninguno de los dos contendientes podrá poner como excusa el poder adquisitivo del conjunto que tendrá en frente.

Los reds, cuatro veces más

El tercer lugar es del Liverpool, que tiene un presupuesto de 550 millones de euros. Unas cifras altísimas que, sin embargo, se quedan lejos de los dos primeros puestos. Eso sí, gana por goleada al Villarreal, su rival en semifinales, que cuenta con un presupuesto de 138 millones de euros.

Y es que hay que tener en cuenta que el Villarreal ha subido su apuesta este año por estar en Champions League debido a los ingresos que esto supone, pero no es un equipo acostumbrado a estar en estas rondas. De hecho, son las segundas semifinales de su historia.

Por lo tanto, los dos colosos del fútbol inglés suman para este ejercicio un total de 1194 euros; los dos conjuntos españoles alcanzan juntos 778. En los despachos la diferencia es de 416 millones de euros. Pero en el fútbol, por suerte, los maletines quedan aparcados y el verde no engaña.