PSG vs Manchester City: la Champions no se compra

El PSG recibe al City en un duelo parejo, el mejor de la Champions

Hay algo que hace del fútbol un terreno distinto, incomparable. Lo que en otros deportes puede llegar a comprarse, el éxito, no tiene precio aquí. Que se lo pregunten a PSG y City...

La espina clavada de Guardiola está ahí. Fichó a Grealish, un artista más, pero quizá debió fichar un nueve. Esos ajustes mínimos están haciendo que le sea imposible ganar la Champions...

Los dos últimos subcampeones de la Champions se miden entre sí en París. Ambos proyectos colosales y millonarios confrontan un año más en su intento por conquistar Europa. Ya fueron rivales en la pasada edición en semifinales con final feliz para el City de Guardiola. Eso sí, aquel PSG se ha reforzado esta temporada como quizá ningún otro conjunto en Europa: Donnarumma, Achraf, Sergio Ramos, Wijnaldum, Messi... Suena a música celestial, más aún si se les unen los Mbappé y Neymar del pasado curso (gana el PSG se paga 3.5 a 1).

Pochettino, que viene de un patinazo importante en su primer año (perder la Ligue 1), ha arrancado la temporada como un tiro, pero puede complicarse la vida en Europa si vuelve a tropezar de nuevo -ya cedió un empate ante el Brujas en la primera jornada-. Parece que los parisinos se sienten más cómodos con centrocampistas que equilibren (Ander Herrera, sobre todo) y den libertad a los tres artistas de ataque. ¿Jugará Messi? Esa es la cuestión. En principio entra en la lista, y ya se sabe que si está entre los convocados prefiere jugar que ser suplente. Ya se vio en el duelo ante el Lyon en el que fue cambiado para sorpresa mundial (gol de Messi en cualquier momento se paga 2.1 a 1).

El City de Guardiola viene con las ideas muy claras, y eso es un punto a favor considerable. Ganó en Stamford Bridge a su estilo. Quizá le falte una gran estrella en ataque, pero no hay un solo jugador que desentone de entre los que pone Guardiola. El reino de los mediapuntas se siente más seguro si además está Rodrigo como escudero, a diferencia de lo que ocurrió en la final de la Champions en Oporto (marcan ambos equipos NO se paga 2.6 a 1). La espina clavada de Guardiola está ahí. Fichó a Grealish, un artista más, pero quizá debió fichar un nueve. Esos ajustes mínimos están haciendo que le sea imposible ganar la Champions fuera de Barcelona. Ni con todo el dinero del mundo...