Fútbol

Así se acabó el amor: cronología del divorcio entre Leo Messi y el PSG

Los aplausos y vítores a Leo Messi en el día de su presentación, tardaron un año en convertirse en silbidos.

De la ilusión por su llegada aquel verano de 2021, el campeón del mundo se ha convertido en villano para la hinchada parisina.

De mutuo acuerdo, parece que el vínculo entre Leo Messi y el PSG está completamente finiquitado y sin visos de ampliación. El exfutbolista azulgrana, que termina contrato el próximo mes de junio, está decidido a abandonar la entidad francesa, sobre todo, a raíz de los acontecimientos en los últimos días.

Sin embargo, el famoso viaje a Arabia Saudí solo ha sido la gota que colmó un vaso que venía llenándose poco a poco durante las dos temporadas que el argentino ha vestido el número 30 en el Parque de los Príncipes.

Leonardo y sus fuertes críticas, primer conflicto

El inicio de Leo Messi con el PSG quedó lejos de las expectativas. El elenco galo anunció su llegada el 10 de agosto de 2021, pero no debutó hasta el día 29, perdiéndose así los dos primeros compromisos de Ligue 1. Aquel día, ante el Stade de Reims, apenas disputó 25 minutos saliendo desde el banquillo en un partido que ya estaba decidido (0-2).

Después, tras un parón internacional, no formó parte de la convocatoria ante el Clermont y, una semana más tarde, cayó lesionado. Esta fue la tónica habitual durante la primera parte de la temporada, lo que motivó unas duras declaraciones por parte de Leonardo, director deportivo en aquel momento.

"Es un poco difícil de explicar. En los últimos dos meses, pasó más tiempo con la Selección que aquí [...] En el último parón, jugó tres partidos y ahora tiene problemas musculares. Lo mismo pasa con Neymar, pero hoy lo dio todo", espetó tras un partido que el PSG remontó frente al Lille en la segunda parte y donde Messi fue sustituido "por precaución" -según Pochettino- en el descanso, con marcador de 0-1 en contra.

Fuga de compatriotas

Leo Messi estaba muy arropado en París. Pochettino, Di María, Paredes e Icardi eran los cuatro argentinos que acompañaban al rosarino en su primer año. Una vez llegó el verano, solo quedó Paredes, aunque fue cedido a la Juventus en la recta final de mercado.

Mauricio Pochettino dejó de ser entrenador en julio de 2022 y su cargo lo ocupó Christophe Galtier, en lo que fue una decisión muy criticada, pues afición y plantilla esperaban un nombre de más peso. Además, Di María se marchó a la Juventus y Mauro Icardi puso rumbo al Galatasaray.

Sin argentinos en el equipo, Messi se escudó en el que es su gran amigo desde que coincidieron en el Barça, Neymar, aunque el futbolista carioca se ha pasado en la enfermería buena parte de la temporada.

Desavenencias con los ultras

En 2016, la facción más radical de la hinchada parisina, regresó al Parque de los Príncipes tras acabar con un veto que se extendió durante seis años por la muerte de un aficionado del PSG a manos de compañeros de su misma grada, en lo que fue denominado como una interna entre la curva de Boulogne y la curva de Auteuil.

Los aplausos y vítores a Leo Messi en el día de su presentación, tardaron un año en convertirse en silbidos. Unos números por debajo de las expectativas y el bajo rendimiento del equipo en las diferentes competiciones, colmaron el hartazgo de los seguidores más problemáticos.

Durante este año, fue habitual apreciar a Neymar y Messi marchándose al vestuario tras un partido, en vez de acudir a la grada para saludar a los ultras, bien se tratara de una victoria o una derrota. En su lugar, Kylian Mbappé encabezaba a la plantilla.

De nuevo, los resultados deportivos del PSG han caído por los suelos y los más radicales no han dudado en cargar culpas sobre el rosarino, que fue pitado en más de una ocasión y, la semana pasada, gravemente insultado tras conocerse la sanción disciplinaria por parte del club.

El Mundial, un foco de problemas en el PSG

No es un aspecto que preocupe demasiado al futbolista albiceleste, pero la tercera estrella para Argentina repercutió negativamente en el club presidido por Al-Khelaifi.

A lo largo del mes de enero, se hicieron virales los diferentes homenajes que los equipos como Brighton, Atlético de Madrid o Deportivo de La Coruña -por Scaloni- les brindaron a sus jugadores. En cambio, el PSG decidió no preparar ningún reconocimiento a Leo Messi.

A partir de entonces, todo lo que hacía la Pulga estaba examinado con lupa. Cada error, una condena.

Polémico viaje a Arabia Saudí

Finalmente, su desplazamiento a tierras orientales en un lunes que solía ser de descanso para los jugadores del PSG, desató la tormenta final. El club decidió sancionarlo con dos semanas sin entrenar, ni jugar. A todo ello, tenemos que sumar el escarnio público que sufrió por parte de los ultras en las inmediaciones de la sede del club, lo que también parece haber terminado con la paciencia de Messi. Además de insultarlo, también pidieron enérgicamente su marcha.

En el PSG, donde se augura una profunda renovación para la temporada que viene, ya empiezan a diseñar un plan sin el campeón del mundo, quien, a su vez, podría tener en Arabia Saudí su próximo destino profesional.