Submarino vs Transatlántico

El Villarreal busca la heroica ante el todopoderoso Bayern
La Cerámica acoge el Villarreal-Bayern.

La Champions se pone seria. Ocho equipos aspiran al título. Un número en el que aún se cuelan sorpresas, especialmente la del Villarreal. Le espera, ni más ni menos, el Bayern.

Defender con cohesión, potenciar la velocidad de Danjuma al espacio, intentar sorprender a balón parado con Gerard y rezar, sobre todo rezar mucho.

Como en los cuentos de Asterix y Obelix emerge este Villarreal de Emery como una pequeña aldea capaz de pelearse contras los fieros romanos. No le queda mal ese traje de equipo configurado para las gestas. El curso pasado conquistó la Europa League ante el Manchester United; en este ya sabe lo que es dejar fuera de la Champions a la Juventus y aspira a hacer lo mismo con el Bayern.

Dos pesos pesados del fútbol europeo que sonrieron cuando les tocó el Villarreal en el sorteo. Lo mismo que el United la pasada campaña al saber que jugarían una final continental contra un equipo cuya ciudad tiene 50.000 habitantes. A dos de ellos ya les borró la sonrisa de una bofetada de realidad, al otro aspira a hacérselo también aunque el reto es aún más inmenso (más de 3.5 goles se paga 2.45 a 1).

El Bayern es el cosaco de Europa, un conjunto fabricado para aniquilar. Lejos de mercadotecnias, fichajes galácticos, pretensiones empresariales o actitudes megalómanas, el conjunto bávaro avanza con paso firme como si en su mentalidad no existiera la palabra derrota. Pasan los años y los jugadores, pero su condición es la misma: gana por aplastamiento. En un fútbol actual en el que el físico se impone tanto, lo del Bayern es un batallón arrasando allá por donde pasa.

GettyImages-1257049309.jpg

Tiene días malos, y esa es la esperanza del Villarreal, aunque es difícil que junte dos en una misma eliminatoria: véase en octavos, cuando convirtió un flojo empate en Salzburgo en una paliza sin paliativos en el partido de vuelta. Con la vuelta de Goretzka y la presencia de Lewandowski arriba, el Bayern está diseñado para pulverizar (resultado al descanso Bayern se paga 2 a 1).

Pero al Villarreal ya nada le da miedo. Ha sido capaz de domesticar a gigantes de la altura del Bayern y se ve capacitado para hacer historia de nuevo. Lo de Emery es digno de estudio: funciona mejor como técnico de la nobleza que de la realeza. Con el Villarreal ha vuelto a demostrar que es un entrenador estupendo, aunque el Arsenal y el PSG se le atragantaron.

La forma en la que planifica este tipo de encuentros es lo que le ha dado prestigio. Es el vasco un estratega como pocos y seguro que tiene analizados los puntos flacos del Bayern hasta el más mínimo detalle. Parece fácil intuir por dónde pueden ir los tiros: defender con cohesión, potenciar la velocidad de Danjuma al espacio, intentar sorprender a balón parado con Gerard y rezar, sobre todo rezar mucho (gana Bayern al descanso y Bayern al final se paga 2.45 a 1).

COMBIPARTIDO: marca Lewandowski y hay más de 3.5 goles se paga 2.9 a 1).