Roma vs Milan: el método Mourinho de siempre

El Milan quiere pescar en río revuelto en el Olímpico ante la Roma de Mou.
El Olímpico de Roma acoge un espectacular Roma-Milan.

En el Olímpico de Roma juegan el Milan sosegado y fresco de Pioli contra la Roma convulsa y electrizante de Mourinho. Dos mundos opuestos. Un partido grande.

"Hace años la fiabilidad de Mou como técnico era incuestionable e inmediata. Ahora su impacto es más mediático que real".

La Serie A es fantástica. Los equipos históricos -véase Milan e Inter- se han recuperado claramente, y el dominio de la Juve se terminó por derrumbar la pasada temporada. Por si fuera poco, han llegado nuevos elementos como Mourinho a la Roma. Es una Roma que busca dar un paso al frente que le catapulte a lo alto del Calcio. Complicado, pero para ello llegó el portugués. Hace años su fiabilidad como técnico era incuestionable e inmediata. Ahora su impacto es más mediático que real. Se ha visto en los primeros meses de competición. Y habrá que verlo en un duelo exigente ante el Milan, que por segundo año consecutivo está muy arriba en la tabla (empate resultado final se paga 3 a 1).

Lo de Mou en la Roma está siguiendo el mismo patrón que sus últimas aventuras: United, Chelsea, Real Madrid... Su aterrizaje causa un terremoto tremendo, llegan fichajes millonarios, el equipo se pone las pilas enseguida y la afición sueña con títulos. Pero el suflé se va bajando. A veces hay patinazos tan gordos como el recibido en Noruega en la Conference League ante el Bodo Glimt (6-1). Tal sonrojo lo dirigió muy rápido Mou hacia varios de sus jugadores, los despectivamente llamados suplentes (Mayoral, Villar, Diawara...), que se quedaron fuera de la convocatoria en los siguientes encuentros. Guerrillas internas de vestuarios, algo muy de Mou. ¿Les suena? (da una asistencia Pellegirni se paga 5 a 1).

Por ese tipo de convulsión permanente pasó el Milan durante la última década. Hasta que llegó Pioli. Con él las aguas han vuelto a su cauce, el equipo vive tranquilo, no hay una palabra más alta que la otra ni una polémica permanente, y eso que está Ibrahimovic en la plantilla. Casi como consecuencia de ello, los buenos jugadores del equipo, que los hay, han comenzado a rendir a un nivel muy alto. Alcanzaron la Champions el pasado curso y en este están peleando con el Nápoles en lo alto de la tabla en un arranque fulgurante. Quizá no les dé para ganar el Scudetto, o sí, pero lo que sí parece claro es que el método Pioli a la larga es bastante más beneficioso que el método Mou (menos de 2.5 goles se paga 2.1 a 1).