Pronósticos Barcelona-Real Madrid: el peor Clásico del siglo XXI

Barcelona y Real Madrid juegan un Clásico muy descafeinado
Barcelona y Real Madrid juegan un Clásico muy descafeinado

Es difícil encontrar un Clásico que ilusione menos que este, con el Barça sumido en una crisis institucional severa y el Madrid alejado de cualquier pasado reciente más exitoso.

"Cualquier partido entre los grandes de la Premier o incluso entre los grandes de la Serie A es más emocionante hoy en día que un Clásico español. Un drama. Una realidad, al mismo tiempo..."

Es así. El cúmulo de despropósitos del Barça como institución y del Real Madrid como equipo han derivado en un Clásico con muy poco atractivo, lejos, sin duda, de aquella sucesión de partidos entre estos dos equipos que paralizaban el mundo. Cuesta mucho recordar un Barça-Madrid al que llegaran ambos conjuntos tras haber perdido en la anterior jornada, también en la Champions, en el caso de los blancos, y sin ninguno de ellos entre los dos primeros de la clasificación, por mucho que hayan jugado menos partidos.

Esta situación sorprende por tratarse de los dos colosos de nuestro fútbol, pero era de esperar. Se veía venir. El desastre económico del Barcelona llevó a la plantilla a una debilitación que se trasladó, irremediablemente, al césped. Ni Messi se salva de la mediocridad actual, más aún después de su intento de espantada en verano. Así, la esperanza y la nueva bandera del barcelonismo es un chaval de 17 años llamado Ansu Fati. Señal inequívoca de que las cosas se han hecho francamente mal.

Un Madrid de andar por casa

Igual de mal pintan las cosas en el Madrid, aunque con menos incendios semanales que en Can Barça. La remodelación del Bernabéu ha coincidido con una crisis económica derivada por el coronavirus, lo que ha impedido al club fichar este verano como venía haciendo los 30 últimos. Inaudito. El Madrid ganó la Liga anterior y ese es su consuelo, pero a nadie se le escapa que fue un título más por descarte de sus rivales que por méritos propios. Ganó el menos malo y se vio en la Champions, el verdadero espejo.

Mientras Barça y Madrid afrontan el futuro con un escepticismo preocupante, la Liga se debilita como modelo de negocio y como fuente de interés. Aquello de los horarios pensados en China y del proyecto basado en dos gigantes que tiraran del resto es ya papel mojado. Es más, últimamente está siendo el Sevilla el que está destacando por encima del resto. No nos engañemos. Cualquier partido entre los grandes de la Premier o incluso entre los grandes de la Serie A es más emocionante hoy en día que un Clásico español. Un drama. Una realidad, al mismo tiempo...