Lampard vs Arteta: condenados a triunfar

No es una final cualquiera. Es un partido de marcada rivalidad -el North West London Derby- y pone frente a frente a dos técnicos jóvenes e idolatrados por sus respectivas hinchadas: Mikel Arteta y Frank Lampard
Lampard y Arteta se juegan el título de la FA Cup.
Ver mercado

Si hay algún torneo que ha resistido contra viento y marea durante la historia es la FA Cup inglesa. El primer campeonato de fútbol como tal, el más antiguo de todos, se juega con el mismo formato que el actual desde 1872. Así hasta este 2020, con una final Chelsea-Arsenal apasionante.

"Con los años uno ve tanto fútbol que acaba ponderando a los equipos históricos por encima de los de 'nueva creación'. Por eso el Arsenal es lo que el Chelsea nunca será".

Sólo las Guerras Mundiales pudieron parar la FA Cup en toda la historia: cuatro años entre 1915 y 1919 en la Primera y seis entre 1939 y 1945 en la Segunda. Un siglo después de aquello, la crisis generada por el coronavirus ha puesto en jaque una edición que finalmente ha podido seguir su curso y que tendrá a Arsenal y Chelsea como finalistas en Wembley, a puerta cerrada.

No es una final cualquiera. Es un partido de marcada rivalidad -el North West London Derby- y pone frente a frente a dos técnicos jóvenes e idolatrados por sus respectivas hinchadas: Mikel Arteta y Frank Lampard. Ambos fueron designados como salvadores ante la época de zozobra que amenaza a los dos clubes. Arsenal y Chelsea sufren el yugo dominador de Liverpool y City en la Premier en las últimas temporadas y han empezado a labrar sus proyectos desde el banquillo. En la primera campaña de ambos en la élite, el título de la FA Cup servirá para estrenar el palmarés de alguno de los dos. No será el último, por lo visto hasta la fecha. Hay madera de entrenador en Frank y la hay también en Mikel. O eso parece.

Con los años uno ve tanto fútbol que acaba ponderando a los equipos históricos por encima de los de 'nueva creación'. El Arsenal, el Liverpool y el Manchester United son por eso más genuinos que el Chelsea y el Manchester City, elevados a clubes grandes única y exclusivamente cuando un chorro financiero enorme les empujó por detrás. Abramovich ha hecho un imperio de esta manera en las últimas décadas con el Chelsea y hasta levantó una Champions. Es, curiosamente, lo que el Arsenal nunca logró, pese a tener mucha más tradición ganadora.

En un torneo tan romántico como la FA Cup sí ha encontrado el conjunto 'gunner' su acomodo histórico. Es el club que más veces conquistó el título (13) y el que más veces jugó la final (21). Quizá no sirva de nada ponerse nostálgico cuando está el Chelsea enfrente, ya se vio en la última final de la Europa League del año pasado. Por eso el Arsenal dio las riendas del club a Arteta. Un técnico metódico, joven, que aprendió de Guardiola. El idóneo para recuperar un club que ya no triunfa ni en Inglaterra, su marco habitual. El problema es que el Chelsea hizo lo mismo con Lampard. También él tiene la llave para seguir haciendo de los 'blues' el equipo más grande de Londres, veremos incluso si hasta de Inglaterra. Algo impensable...

Aritz Gabilondo,