La Liga española 20/21 equipo por equipo: un Madrid sin Galácticos

El Madrid defiende el título de campeón sin haber hecho grandes fichajes
Ramos es el capitán general del Madrid un año más.

El actual campeón se ha dedicado más a vender que a comprar durante el mercado de fichajes. Aún así, el buen rendimiento en la pasada Liga está aún fresco. Un Madrid diferente.

"El Madrid es el Madrid, esté bien, mal o regular, llueva o haga sol, haya una pandemia o no. Lo ha demostrado estos años ganando Champions y Ligas sin especial brillo. Un animal competitivo. Siempre".

Acostumbrados a veranos de fuertes derroches económicos por parte del Madrid, la austeridad de este es especialmente llamativa y sólo se comprende por las apreturas económicas que ha generado la pandemia del coronavirus en casi todos los clubes. Ha llegado únicamente Odegaard, repescado de la Real Sociedad, y las operaciones se han centrado, casi exclusivamente, en la venta de jugadores sobrantes. Zidane ya tiene la plantilla que desea, aquella que, con cada vez menos estrellas, fue campeón el pasado curso.

Fichajes

Odegaard (Real Sociedad, vuelve de cesión) y Odriozola (Bayern, vuelve de cesión)


Fortalezas y debilidades


Ya se vio en el fútbol postconfinamiento que el Madrid ha dejado de ser un equipo especialmente brillante para ser uno de una fiabilidad altísima. Muchos partidos que luego le permitieron ser campeón se resolvieron por la mínima o mediante encuentros muy cerrados en los que los de Zidane se sintieron cómodos. El rendimiento defensivo es un arma de este Madrid, al contrario de lo que fue durante muchos años, y el técnico francés ha conseguido armar un muro de hormigón con sus columna vertebral formada por Courtois, Ramos y Casemiro.

A todo ello se añade la calidad innagotable con el balón de futbolistas como Kroos o Modric, más, por supuesto, la inspiración arriba de Benzema, el gran arquitecto ofensivo de los blancos. Quizá la dependencia goleadora de éste es lo que pueda pulir Zidane. Para ello necesita que futbolistas como Asensio, Vinicius o Rodrygo aumenten su capacidad goleadora. Otro problema es, un año más, la inexistencia en la plantilla de un sustituto real para Casemiro, cuyo perfil es difícil de paliar en caso de baja. Si no está él, el Madrid sufre. Otra incógnita es el rendimiento y el estado físico de Hazard.

Movimientos de mercado


La verdadera obsesión de Zidane y del Real Madrid ha sido aligerar plantilla, para lo cual se ha deshecho el técnico francés de jugadores con los que no contaba como James y Bale, además de algunos otros que estaban cedidos y que lo seguirán estando una temporada más: Ceballos, Reguilón, Óscar Rodríguez...

Así, la única alegría en forma de refuerzos ha sido Odegaard, que después de su gran temporada en la Real Sociedad regresa para tratar de tener un papel importante en el centro del campo del Madrid. Además, también se incorpora Odriozola para competir por su puesto en el lateral derecho con Carvajal. Le favorece que es una de las pocas zonas del campo en las que no se dobla posiciones, pues su cesión al Bayern tampoco fue buena.

GettyImages-1198920204.jpg

Atención a...

El arranque lejos de casa puede condicionar algo el paso del Madrid esta temporada. Cuatro de los seis primeros partidos serán fuera y en estadios difíciles: Anoeta, Villamarín, Ciutat de Valencia y, sobre todo, Camp Nou. Ya demostró el Madrid el curso pasado que se maneja bien en estos partidos cerrados, pero no estar a su mejor nivel puede implicar que se deje demasiados puntos de inicio.


Qué puede esperar el aficionado


El Madrid es el Madrid, esté bien, mal o regular, llueva o haga sol, haya una pandemia o no. Lo ha demostrado estos años ganando Champions y Ligas sin practicar un fútbol brillante. Un animal competitivo. Siempre.