El XI ideal de la Liga: Courtois, Felipe, Cazorla, Ocampos...

En ese batiburrillo del desenlace de la Liga sacó la cabeza el <strong>Madrid </strong>en un sprint final inconmensurable.
Zidane y Sergio Ramos, con el título de la Liga.

Se acabó la Liga y la ganó el Madrid, pero hay más vencedores, al menos por su rendimiento individual, que hicieron de la temporada del Coronavirus una epopeya con un final trepidante, épico en algunos casos.

"La Liga dejó un sinfín de protagonistas y un once ideal que aquí sugiero aunque suscite debate. Nada es exacto y matemático, mucho menos en el fútbol".

Murió en la orilla el Leganés, se salvó por los pelos el Celta, obtuvo premio europeo la Real Sociedad, igual que la revelación absoluta del campeonato -el Granada-. Lopetegui rescató para la Champions al Sevilla, un fijo como siempre para el Atleti del Cholo. Ni rastro del mejor Barça, pese a Messi. Y en ese batiburrillo sacó la cabeza el Madrid en un sprint final inconmensurable. La Liga dejó un sinfín de protagonistas y un once ideal que aquí sugiero aunque suscite debate. Nada es exacto y matemático, mucho menos en el fútbol.

Thibaut Courtois (Real Madrid)

Dudas al principio y actuaciones colosales al final. El belga fue, por fin, el muro inexpugnable en la portería del Madrid, lo que le dio una solidez determinante en el camino hacia el título. Ágil, contundente, confiado. Más regular y decisivo que Ter Stegen y Oblak, además del sorprendente y fenomenal Rui Silva.


Felipe (Atlético)

Para muchos una sorpresa, aunque para los que le hubieran visto en el Oporto no. Segurísimo, frío como pocos a la hora de defender, enseguida se hizo intocable en la defensa del Cholo pese a que partía casi con menos opciones que Giménez, Savic o Hermoso. Un portento en el juego aéreo. Fichajazo del Atleti.

Diego Carlos (Sevilla)

Todo lo bueno demostrado en el Nantes y por lo que fue captado por Monchi para el Sevilla se multiplicó en su primera temporada en el Pizjuán. Portentoso en lo físico y también con una estupenda calidad con el balón en los pies, formó una pareja interesantísima con Koundé con la que triunfó Lopetegui.


Sergio Ramos (Real Madrid)

Además de por su carácter, su personalidad y su experiencia en la zaga del Madrid, este curso será recordado por la enorme facilidad del central blanco para ver portería contraria. Once goles son muchos para cualquier defensa y su destreza para los penaltis acabó dando medio título al Madrid. Clave.

Casemiro (Real Madrid)

Junto a Fernando, del Sevilla, el mejor mediocentro defensivo de la Liga y ya no es casualidad lo del hombre ancla del Real Madrid. Jugador fundamental para Zidane, sostuvo al equipo defensivamente y lo empujó con su agresividad hacia una presión más alta y efectiva. Uno de los secretos del Madrid.


Cazorla (Villarreal)

La última temporada en el Villarreal, en la Liga y en el fútbol europeo de Santi Cazorla destaparon una vez más el tarro de las esencias del fenomenal centrocampista asturiano, nuevamente internacional durante este curso y con una llegada al área contraria (11 goles) afiladísima. Se le echará de menos.

Ocampos (Sevilla)

Pocos confiaban en él en verano cuando lo contrató Monchi de manera sorprendente, pero se ha sacado de la chistera la mejor temporada de su carrera, mejor incluso que alguna destacadísima que tuvo en Francia. Potente, incisivo, con uno contra uno y gol. Titular con Argentina después de esto.


Messi (Barcelona)

En su peor registro goleador en las últimas 11 temporadas fue capaz de anotar 25 goles y acabar nuevamente como pichichi, pese a que se perdió las 8 primeras jornadas por lesión. Su capacidad de respuesta en los partidos decisivos dejó dudas, pero a nivel global volvió a ser un fuera de serie.

Carlos Fernández (Granada)

El jugador revelación del equipo revelación, el Granada. Con su magnífica pierna izquierda y una corpulencia nada reñida con la agilidad, no notó en absoluto el salto de jugar en Segunda División a hacerlo en Primera. Diez goles y una bendición para el Sevilla, al que pertenece. Tiene en él a su delantero del futuro.


Benzema (Real Madrid)

Para muchos el jugador más decisivo del campeonato, al menos en ataque sí lo fue y en el tramo final lo atestiguó con actuaciones brillantes. Igual de imaginativo que siempre, pero además con una responsabilidad para el liderazgo y una frialdad ante portería (21 goles) que sí son muy novedosas.

Gerard Moreno (Villarreal)

Máximo goleador español, llevó en volandas al Villarreal a la reconquista de los puestos europeos en un tramo final de campeonato estupendo. No es de extrañar que fuera titular con España antes del parón y tiene opción de seguir siéndolo también después. Listo en los movimientos, fulminante en el área.