Chelsea vs Real Madrid: una misión sólo apta para Zinedine Zidane

El Madrid se juega el pase a la final con el 1-1 de la ida en Valdebebas.
Stamford Bridge será juez de la eliminatoria entre Chelsea y Real Madrid.

El Madrid sabe cómo gastárselas en estos partidos de Champions en los que al resto le entra vértigo y a los blancos esa adrenalina europea que le han hecho ser el rey de Europa indiscutible. Necesitará de ese espíritu para derrotar a un Chelsea arrollador.

"La clave está ahí: en cómo el Chelsea puede digerir el éxito ante un Madrid que se desenvuelve de maravilla en ese rol de adversario envenenado...".

Se vio en el partido de ida. El Chelsea tiene una gasolina y un fuelle que se le atragantan al Madrid, especialmente en este tramo de la temporada. Zidane, que ha demostrado ser un gran estratega de eliminatorias, sufrió en el encuentro de ida porque ante eso hay poco que el entrenador pueda hacer: si un equipo es más poderoso y está en un punto físico mejor, lo único que puede hacer el técnico es que el encuentro no vaya hacia esos derroteros. En la primera media hora en Valdebebas el Chelsea voló; después, no se sabe si por el buen hacer del Madrid o porque al Chelsea le valía el resultado, el duelo se niveló. ¿Y en la vuelta? ¿Qué sucederá en Stamford Bridge? (un empate a se paga 3.2 a 1)

El hecho de que el conjunto 'blue' sea uno de los menos goleados de Europa en estos momentos también suscita una preocupación añadida al Madrid, que está en la obligación de marcar y no es que viva un momento realizador excesivamente lúcido. Los tres centrales con los que Tuchel ha cerrado a cal y canto su portería son hormigón armado para los rivales. Tratar de derribar ese muro requerirá del aspecto goleador de Benzema, pero también de la influencia del resto de llegadores del equipo (Benzema goleador en cualquier momento se paga 2.7 a 1).

Al Madrid le costó marcar fuera de casa en las eliminatorias anteriores de Champions. Hizo un gol muy al final ante la Atalanta, aquel de Mendy, y no pudo marcar en Anfield. Ahora llega a Londres con la imperiosa necesidad de hacer gol, y eso es algo que conviene gestionar. Si algo ha aprendido este Madrid que tan bien vive en la cuerda floja es que cualquiera tiene sus oportunidades en una eliminatoria como esta. Sólo es cuestión de esperarla. (empate al descanso se paga 2 a 1).

Habrá que ver también cómo responde el Chelsea ante la oportunidad de alcanzar una final que ni por asomo tenía en mente hace unos meses. Jugadores jóvenes como Werner siguen en el disparadero por fallos de cara a puerta. Parece que jugará Havertz. En cualquier caso, la clave está ahí: en cómo el Chelsea puede digerir el éxito ante un Madrid que se desenvuelve de maravilla en ese rol de adversario envenenado... (apuesta Madrid sin empate se paga 2.4 a 1).