Barcelona v Villarreal: la revolución de Koeman y la de Guardiola

Koeman ha revolucionado el Barça en plena tormenta Messi.
Koeman ha llegado al Barça en plena tormenta Messi.

El Barça afronta una gran revolución como la que le tocó llevar a cabo en su momento a Guardiola, cuando prescindió de Deco, Ronaldinho y Etoo (después se quedó). ¿Funcionará igual?

"Lo que para Guardiola fue la solución, para Koeman puede ser el problema. Dos revoluciones similares con un protagonista en distintos papeles: Leo Messi".

El gran Barça de Guardiola nació de una profunda remodelación de la plantilla y de cambios drásticos e impopulares que acabaron resultando bien. Pep prescindió de varios pesos pesados de la plantilla. A Ronaldinho y Deco les instó a abandonar el club, lo mismo que a Etoo -aunque el camerunés se quedó y acabó marcando 30 goles en la Liga de aquel año-. Un técnico sin experiencia, pero relevante en la historia del Barça, Pep Guardiola, cambió el paso del club para siempre y lo hizo tan grande como nunca antes lo había sido.

Una década y un par de años después llega el momento de agitar de nuevo las cosas, de hacer una revolución de aquella revolución inicial, para lo cual se ha confiado en Koeman, otro nombre inscrito en letras de oro en la historia del Barça aunque con una reputación algo dudosa como técnico de nivel. Ese es el primer gran problema. Koeman, pese a venir de un buen periplo como seleccionador holandés, no cuenta con un bagaje lo suficientemente atractivo a nivel de clubes como para ilusionar a nadie. Tampoco lo tenía Guardiola en su día, pero más por falta de tiempo que por haber decepcionado como sí hizo Koeman en Everton o Benfica, por ejemplo.

Messi, de solución a problema

La otra gran diferencia, la más sustancial de todas, se llama Leo Messi. El argentino fue la bandera de la revolución de Guardiola, que creyó en él cuando era aún un adolescente y ya amenazaba con borrar del mapa y del equipo titular a Ronaldinho. Así ocurrió. La comunión entre Pep y Leo permitió que el Barça fuera el equipo inalcanzable para el resto que aún se recuerda.

A Koeman, sin embargo, le llega su momento con un Messi de vuelta, asqueado con la directiva, enrabietado por no haberle dejado salir y acomodado en un último año de contrato que, salvo sorpresa mayúscula, será el último. El técnico holandés dijo que quiere que su proyecto gire en torno a él, pero su reestructuración de la plantilla ha comenzado por fulminar a apoyos fundamentales del vestuario para el crack argentino como Vidal o Luis Suárez. Lo que para Guardiola fue la solución, para Koeman puede ser el problema. Dos revoluciones similares con un protagonista en distintos papeles: Leo Messi.