Barcelona v Sevilla: asistiendo al fenómeno Ansu Fati

Ansu Fati es la gran atracción del Barça.
Ansu Fati es la gran atracción del Barça ahora mismo.

El Barça es especialista en ilusionarse con los canteranos. Desde Bojan a Ansu Fati, el catálogo de talentos surgidos de la Masía ha desatado la euforia. Cuidado con los excesos.

"Ese es el gran problema, convertir a un talento como Ansu en un icono que concentre en sí mismo a todo el espíritu del Barça. Y no, soportarlo no será sencillo".

En pleno huracán Messi y entre dudas sobre lo que el Barça será capaz de hacer en el primer año de Koeman y en el último de Bartomeu, un joven adolescente con cara de niño llamado Ansu Fati se está llevando todos los elogios por sus goles y su buen juego. El chico es bueno, juega con desparpajo y decide sobre el campo como si llevara ya muchas temporadas. Lo chocante es que aún no ha cumplido 18 años. Un súpertalento que ha disparado la euforia en Can Barça hasta el punto de hacer olvidar el truculento verano vivido tras el 2-8 del Bayern.

Que Ansu Fati se trata de una joya a pulir es una obviedad. Pero también lo es que el Barça se ha especializado en los últimos años en lanzar las campanas al vuelo demasiado pronto con sus canteranos más prometedores. Ocurrió con Bojan, con Giovanni dos Santos y con Gai Assulin, o más recientemente con Sandro Ramírez, con Sergi Samper y con Riqui Puig. Hay una necesidad casi angustiosa en el mundo culé porque sus canteranos sean los salvadores del equipo, quizá porque sobre varios de ellos -Puyol, Piqué, Xavi, Iniesta y, sobre todo, Messi- se cimentó el mejor Barça de la historia. Es una utopía pensar en que eso puede volver a repetirse.

Sin prisa, sin pausa

Lo que Ansu Fati sea capaz de conseguir en su carrera será cuestión de su inmenso talento y también de la respuesta que ofrezca ante la exigencia. La temporada anterior, la primera en la élite, ya demostró que puede soportar la presión incluso siendo un adolescente. En el arranque de esta ha ido un paso más allá, pues no sólo mantiene su buen nivel sino que además ha tomado la responsabilidad y el liderazgo de Messi, ese que quedó en entredicho tras el intento fallido del argentino de dejar el club.

Es por eso que las comparaciones con Leo, las tablas con los números del uno y el otro, los titulares grandilocuentes sobre la figura de Ansu Fati ya han comenzado. Una vez más se espera con los brazos abiertos al prototipo de héroe salvador de La Masía, un futbolista que no solo triunfe sino que además encarne al club y a la idiosincrasia de su fútbol base. Ese es el gran problema, convertir a un talento como Ansu en un icono que concentre en sí mismo a todo el espíritu del Barça. Y no, soportarlo no será sencillo.