Apuestas La Liga: El Atlético necesita ser contendiente de nuevo

Diego Pablo Simeone
Al Atleti le faltó la guinda de la Champions el año pasado
Ver mercado

Los rojiblancos se metieron terceros de milagro la temporada pasada y buscarán este año volver a competir con Real Madrid y Barcelona por el título

Jan Oblak es probablemente la razón de que el Atlético acabara cómo acabó la temporada pasada

Situación del equipo

El Atlético de Madrid completó una parte espectacular de la temporada tras el parón para remontar al Sevilla y conseguir el tercer puesto. Lo cierto es que no hay diferencia sustancial entre ser tercero y cuarto, más allá del incentivo económico, pero los rojiblancos se habían acostumbrado a luchar con Barcelona y Real Madrid en otras temporadas y esta vez se quedaron muy lejos.

Hubo incluso momentos del año, antes del parón, en los que se temia por la clasificación a la Champions League, por el buen momento de Getafe y Real Sociedad. Sus bajones ayudaron a que los de Diego Pablo Simeone aumentaran el ritmo y acabaran terceros empatados a puntos con el Sevilla.

A este resurgimiento ayudó también mucho el ánimo que dio la eliminación del Liverpool en Anfield. Un triunfo que sirvió de inyección para la moral del colchonero, pero que fue estéril en la competición europea, por la dolorosa derrota contra el RB Leipzig en los cuartos de final de Lisboa.

GettyImages-1211865958.jpg

Fortalezas y debilidades

A estas alturas parece obvio resaltar las fortalezas de un equipo que lleva utilizando la misma fórmula desde que Simeone aterrizó en el ya difunto Calderón en 2011. El equipo se sostenta en una fortaleza defensiva que la temporada pasada les falló en ciertos puntos y les hizo no ser el equipo menos goleado del campeonato, superados por un Real Madrid que encajó dos goles menos (25 por 27 goles recibidos).

La pareja defensiva formada por Stefan Savic y José María Giménez es de las mejores de la liga, con Felipe también candidato a central titular y de muchas garantías. Bajo palos poco más hay que decir. Jan Oblak es probablemente la razón de que el Atlético acabara cómo acabó la temporada pasada. Sus paradas sirvieron para aupar al equipo a la tercera plaza y para eliminar al Liverpool en Anfield.

Cada temporada que el Atlético le retenga es un regalo, puesto que el esloveno es el mejor portero del mundo en estos momentos.

Arriba es donde tiene más problemas el Atleti, con un Lemar que ha estado lejos de explotar y un Joao Félix muy fuera del nivel esperado. El portugués dio señales de brotes verdes en la eliminatoria contra el Leipzig, siendo el mejor rojiblanco, y esta temporada debe ser la de su consolidación. A falta de nuevos fichajes, los delanteros del equipo serán Álvaro Morata y Diego Costa. Veremos si es suficiente para luchar por un título liguero que no ha vuelto a estar cerca desde 2014.

GettyImages-1266165341.jpg

Mercado de fichajes

El desierto. Al menos por ahora. El Atlético ni ha fichado ni ha vendido jugadores en este mercado veraniego. Es cierto que queda aún mucho, puesto que para que la ventana cierre queda un mes, por lo que los aficionados rojiblancos no tienen que ponerse nerviosos aún.

Habrá algunas bajas seguras, como la del delantero Nikola Kalinic, mientras que en el capítulo de incorporaciones suenan pocos rumores. Otras posibles salidas son las de Thomas Partey, con mucho interés del Arsenal, y la de Lemar, aunque el extremo parece no estar dispuesto a marcharse.

¿Qué pueden esperar los aficionados?

Que su equipo vuelva a competir como en años anteriores. Si bien puede que el club no tenga la potencia arriba de sus más inmediatos perseguidores, la realidad es que Barcelona y Real Madrid han pegado un pequeño bajón que el Atlético no ha sabido aprovechar. Si este año comienzan en los mismos niveles que acabaron la temporada anterior, deberían de ser capaces de dar algún susto y, como mínimo, tener como segura la tercera plaza del campeonato.

A partir de ahí, todo es posible.

Hay que prestar atención a...

Joao Félix: Los 120 millones que costó le pesaron en la primera temporada y ahora, con esa etiqueta algo más difuminada, deberá asentarse como la estrella del equipo y ser el jugador diferenciador que en otros tiempos fue, por ejemplo, Antoine Griezmann.

La fórmula Simeone: El año pasado dio la sensación de que la fórmula Simeone comenzó a dar signos de desgaste. Quizás su temporada la salvó la pandemia, quizás sin ella hubieran llegado más lejos en Champions. Nadie puede saberlo, pero lo cierto es que Simeone encara una década en el Atlético y tiene que seguir dando con la tecla para mantener al equipo competitivo.

Manuel Sanchez,