A Carletto se le aparecen los fantasmas de 2015

El Madrid cayó sorprendentemente en Getafe
El Madrid cayó sorprendentemente en Getafe

El Real Madrid perdió su primer partido de 2022, como le sucedió en 2015. Tras aquella derrota el equipo se derrumbó perdiendo el título de Liga y también la Champions

La experiencia ha enseñado a Ancelotti a saber distinguir entre una derrota sin importancia y una fundamental

Carlo Ancelotti vivió en Getafe un deja-vu de lo que le sucedió al frente del Real Madrid en su anterior etapa con el conjunto blanco. El italiano parecía tenerlo todo controlado en la temporada 2014/15 gracias a una tremenda ventaja en Liga que terminó dilapidando en favor de un Barcelona que ganó Liga y Champions. Esa situación desembocó en su despido como técnico del Real Madrid, pese a haber cosechado esa misma temporada 22 victorias consecutivas.

El equipo madridista perdió contra el Getafe por 1-0 evidenciando un problema serio contra los equipos que se cierran y juegan en bloque bajo. El conjunto de Valdebebas se estrelló contra un muro y Ancelotti no dudó en rajar contra sus pupilos a quienes les acusó de "estar de vacaciones" durante el encuentro. ¿Por qué esta agresividad de Carletto? La experiencia ha enseñado al italiano a saber distinguir entre una derrota sin importancia y una fundamental. En 2015, como decíamos, se cortó una tremenda racha perdiendo por 2-1 ante el Valencia. En esta ocasión ha sido contra el Getafe.

El equipo de la temporada 2014/15 se cayó por completo físicamente con unos resultados impropios en la segunda vuelta de la Liga. Una derrota por 4-0 ante el Atlético, otra contra el Barça por 2-1 en el Camp Nou, otra en San Mamés por 1-0 contra el Athletic hicieron que los blancos tirasen por la borda una primera vuelta en 2014 donde sumaron 13 victorias consecutivas en Liga. Casi como ahora.

Ancelotti no quiere que esos viejos fantasmas se le aparezcan en una Liga que ha dominado hasta la fecha con mano de hierro aventajando en más de 10 puntos tanto a Atlético como a Barcelona. Las próximas semanas serán decisivas para saber si se trata de un mal resultado pasajero o si tenemos que aplicar la palabra crisis. El Real Madrid se juega el primer título en apenas 10 días contra un Barcelona que no enamora con su juego, pero que saca resultados y triunfos habiéndose colocado ya a un punto de los puestos de Champions.

Que el Real Madrid gana la Liga sigue mantiéndose a una cuota irrisoria de 1.071/14, pero cuidado. Un mal resfriado de Benzema, una lesión de Vinicius o una cojera de Alaba pueden hacer que el fortín construido por Ancelotti se caíga como un castillo de naipes. El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.