¿Qué diferencias hay entre la Euroliga y la nueva NBA Europa?

La NBA quiere colonizar Europa
La NBA quiere colonizar Europa

La NBA, con todo el peso de su marca y trayectoria, quiere aterrizar en Europa de la mano de la FIBA para hacer desaparecer la Euroliga, la competición hegemónica del Viejo Continente.

La Euroliga no ha crecido durante estas décadas al ritmo esperado ni televisivamente ni deportivamente convirtiéndose en una filial de la NBA

Hace 20 años se produjo una escisión que removió los cimientos del baloncesto europeo. Una serie de clubes decidieron salirse de la Copa de Europa que regía la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) para enrolarse en la Euroliga. Fue el germen de la Superliga de fútbol, pero con final feliz porque la competición de la canasta sí salió adelante aunque no tan bien como algunos se propusieron inicialmente. La Euroliga no ha crecido durante estas décadas al ritmo esperado ni televisivamente ni deportivamente quedando como una competición que se ha convertido en un caladero de talentos listos para migrar a la NBA.

Hubo un tiempo en que las cosas estuvieron mucho más igualadas. Sin ir más lejos, en los 90, algunos estrellas como Dominique Wilkins aceptaron venir al Viejo Continente con el mismo salario que tenían en la NBA. En el caso del espectacular 'matador', Panathinaikos pagó 7,5 millones de dólares de la época -lo mismo que cobraba en Boston Celtics- para que ganase la Euroliga de verde en 1995; Michael Jordan aceptaba venir a jugar bolos a la ACB y no precisamente por dos duros, mientras que estrellas del continente como Sasha Djordjevic o Dejan Bodiroga ignoraban los cantos de sirena que venían del otro lado del Atlántico.

Ahora démosle la vuelta a la tortilla. ¿Se imagina a algún All-Star NBA aceptando venir a Europa con el mismo salario -ahora mismo los cracks americanos cobran de media 25 millones de dólares, lo mismo que casi todo un equipo de Euroliga-, o que LeBron James viniese a jugar pachangas en Europa o que Luka Doncic se hubiese quedado aquí? Estas cuestiones se responden solas y la realidad es que el baloncesto europeo ha dado varios pasos hacia detrás.

La NBA aparece como respuesta a una necesidad vital del baloncesto del Viejo Continente tras haber colonizado con sus métodos la CBA de China y haber creado una NBA en África que ha funcionado muy dignamente. Ahora Europa es un territorio que se presenta como una gran oportunidad y en el que los clubes están dispuestos a escuchar tras 20 años de gestión de un Jordi Bertomeu que no quiere dejar de ser presidente de la Euroliga, pese a las peticiones de algunos de los clubes que lo sostienen.

La FIBA, que fue apartada por los grandes clubes, ha elegido un timing adecuado para asociarse con la NBA tras lavar su imagen con la creación de una competición como la Basketball Champions League -que compite con la Eurocup por ser la segunda más relevante de Europa- demostrando a los equipos que cuenta con una capacidad organizativa moderna.

Ahora el tejado está en unos clubes que saben que con el paraguas de la NBA los números rojos pueden desaparecer del mapa. Muchos de ellos se nutren de los éxitos futbolísticos para no ser deficitarios y con la irrupción de la organización norteamericana, muchos de ellos ven un salvoconducto para que los cuentas cuadren en positivo. Vale que la NBA no ha dado mayores detalles de cómo será la competición salvo que existe un interés patente en llevar los partidos a grandes capitales y con pabellones enormes.

París, Roma o incluso Londres aparecen en la hoja de ruta para cambiar el baloncesto europeo tal y como lo conocemos. No habrá en teoría cruces con los equipos NBA, pero sí se va a fomentar una relación fluida para el mercado de traspasos.

"La NBA tiene una relación de larga duración con FIBA para hacer crecer el baloncesto en todo el mundo a través de iniciativas como Basketball Without Borders y Basketball Africa League (BAL). También hemos jugado varios partidos de pretemporada contra equipos de la Euroliga a lo largo de los años. Como parte de nuestra colaboración continua con ambas partes interesadas, recientemente nos invitaron a participar en debates sobre cómo podemos trabajar juntos para hacer crecer el baloncesto en Europa. Esperamos participar en conversaciones posteriores en el futuro", aseguró la organización liderada por Adam Silver.

Se avecina maremoto en el baloncesto continental, aunque esto no va a afectarte. En Betfair puedes seguir tanto los partidos de NBA como de Euroliga de forma gratuita en nuestra aplicación con sólo ser cliente. El baloncesto está a salvo en esta casa de apuestas.