Juancho Hernángomez: cuarto equipo en cinco meses

El logo de los Spurs es más que reconocible.
El logo de los Spurs es más que reconocible.

El alero español fue traspasado por Boston Celtics a los San Antonio Spurs, quienes no saben si contar con él. A sus 26 años, podría estar dando sus últimos coletazos en la NBA.

Está promediando los peores números de su carrera en su sexta campaña en la NBA.

Juancho Hernangómez lleva unos meses de auténtica montaña rusa de emociones. En verano, los Minnesota Timberwolves le prohibieron participar en los Juegos Olímpicos por una presunta lesión que todavía ni él mismo se explica. El equipo de los lobos decidió semanas después traspasarle a los Memphis Grizzlies, quienes pocos días más tarde mandarían su contrato a Boston Celtics. Parecía, esta última, una gran oportunidad para el español de destacar en una de las franquicias más históricas de la competición.

Tras apenas promediar 1.1 puntos y 1.4 rebotes en cinco minutos por partido de verde, Juancho consiguió una solución que huele a órdago. Los San Antonio Spurs se han hecho con el contrato de siete millones anuales del español y deberán decidir si este verano le renuevan por ese mismo precio o le dejan salir al mercado de agentes libres. El caso es que Juancho está promediando los peores números de su carrera en su sexta campaña en la NBA. Ni cuando era un novato en los Denver Nuggets tuvo tan poco protagonismo.

El ex de Estudiantes está en una situación que empuja a muchos a pensar que volverá a Europa este próximo verano. El jugador es una perita en dulce para los equipos del Viejo Continente con interés contrastado de Real Madrid, CSKA o Efes. Pese a esos cantos de sirena, el jugador anhela recuperar en Texas el protagonismo que obtuvo en el año de la pandemia con Minnesota, donde promedió 12.9 puntos y 7.4 rebotes en una actuación que posteriormente no encontraría continuidad.

La evolución de Juancho es fundamental para un baloncesto español que defiende título mundialista en 2023 y que no podrá contar para esa aventura con los hermanos Gasol, así como refuerzos nacionalizados que han dicho que no volverán como Mirotic o Ibaka. El alero se queda como el jugador franquicia a la espera de conocer la recuperación de la rodilla de Ricky Rubio. Además, para ese torneo mundialista, los últimos restos de la generación de oro estarán casi en los 40 años de edad personificado en los casos de Rudy Fernández, Sergio Rodríguez o Sergio Llull.

El hombre llamado a coger el testigo como la gran estrella del baloncesto español es un Juancho que no se puede permitir una temporada como lo que ha vivido estos meses en Boston. Tras 18 partidos con la franquicia verde, el madrileño se ha podido librar de un equipo que ni siquiera estaba en puestos de Play-Offs. Veremos si ahora el mediano de los Hernangómez puede demostrar que tiene madera para convertirse en la siguiente estrella del baloncesto español. Si alguien le puede comprender como jugador es Gregg Popovich.