La idea de la NBA para que el concurso de mates vuelva a ser espectacular

El jurado del concurso de mates
El jurado del concurso de mates

Tras reformar con éxito el partido del All-Star de los domingos, la NBA debe afrontar una realidad más que incómoda: su concurso de mates se ha vuelto vulgar

Quizá el camino pase por reducir los cuatro mates actuales para ser campeón a tres e incrementar el número de participantes estableciendo una norma de que el jugador debe promediar más de 20 minutos por partido.

Obi Topin acabó como ganador del concurso de mates de 2022 de la NBA. Este evento no pasará a la historia de la competición, al igual que las victorias de sus últimos antecesores. Sólo Donovan Mitchell, campeón en 2018, se salva de una lista de campeones que incluye en el último lustro a Anfernee Simmons, Derrick Jones Jr, Hamidou Diallo y Glenn Robinson III. Todos estos jugadores apenas disponen de rol y protagonismo en la NBA haciendo muy complicado que los aficionados se sientan identificados con ellos.

Para más seña, en el último concurso el cartel lo componían el mencionado Toppin, Juan Toscano-Anderson, Jalen Green y Cole Anthony. Que levante la mano quien pueda tener una pista remota de su trascendencia actual en la Liga. La gente se preguntaba dónde están los que copan los highlights a diario como Ja Morant, Anthony Edwards o Zion Williamson. La respuesta es bien sencilla: la NBA no da los suficientes premios económicos para atraer a estas estrellas al concurso.

Este asunto ha sido una constante en la última década. Nunca llegó la esperada participación de LeBron James en un concurso, mientras que otras estrellas con potencial como Antetokounmpo o Derrick Rose jamás fueron seducidas para participar en un evento que vive de las rivalidades y decisiones controvertidas que se han tomado a lo largo de los años.

En la época de máximo esplendor, con los concursos que enfrentaban a Dominique Wilkins y Michael Jordan, el foco se puso en este evento hasta convertirle en algo más importante que el partido de las estrellas. La cosa decayó en los 90 hasta que se canceló dos temporadas el concurso por el bajo nivel de los participantes. Vince Carter lo consiguió resucitar en el año 2000 con una actuación que es calificada como la mejor de todos los tiempos. Desde entonces, la NBA se nutrió de rivalidades para mantener el interés año a año con duelos como los de Jason Richardson contra Desmond Mason, Nate Robinson contra Amare Stoudamire y más recientemente con el pique entre Zach Lavine y Aaron Gordon.

Confluye en todos los casos que, además de ser buenos matadores, todos estos jugadores eran titulares y eran reconocibles para un gran público que podía posicionarse a favor de unos u otros. Actualmente la NBA vive una crisis enorme para volver a atraer a los mejores a los mates. Uno de los motivos quizá resida en la obligación de prepararlo más a fondo que el de triples o el miedo a caer humillado ante un jugador peor que la estrella de turno. Quizá el camino pase por reducir los cuatro mates actuales para ser campeón a tres e incrementar el número de participantes estableciendo una norma de que el jugador debe promediar más de 20 minutos por partido. La NBA, con este método, quizá recuperaría el interés en uno de los eventos que años atrás más movía.