La desaparición de Marc Gasol en los Lakers

Marc Gasol, en un contragolpe con LeBron.
Marc Gasol, en un contragolpe con LeBron.

El pívot español ha dejado de contar en la rotación del vigente campeón de la NBA tras ser fichado este pasado verano como una incorporación de campanillas. Marc está totalmente decepcionado por su experiencia de amarillo y púrpura.

Marc no quiso o no vio que estos hechos fuesen relevantes porque él sabía que donde debía rendir era en los Play-Offs. Quizá esa dejadez estadística –5 puntos, 4.1 rebotes y 2.1 asistencias en 19 minutos– terminó por empujar a los Lakers a explorar en el mercado de las gangas.

PRÓXIMO CAMPEÓN DE LA NBA
Julio de 2021

Marc Gasol nunca creyó que viviría una situación así de complicada cuando el 23 de noviembre de 2020 decidió fichar por Los Angeles Lakers. Fue una decisión mala, tan mala como la de su hermano Pau cuando firmó por San Antonio en 2016 para intentar ganar un anillo. El pívot de Sant Boi, con 36 años a las espaldas y reconocimientos como anillos, All-Stars e incluso premios a Jugador Defensivo del año en la NBA, no tenía nada que demostrar a nadie. Las cosas, sin embargo, se torcieron conforme avanzó la temporada para los vigentes campeones de la NBA por culpa de las lesiones.

Anthony Davis, principal puntal ofensivo de los angelinos, se ausentó muchos partidos y se pidió un paso adelante del quinteto titular para suplir sus más de 25 puntos por partido. Los focos se centraron en un Marc que ya había dado síntomas de su declive estadístico en Toronto Raptors. El pívot no pudo satisfacer las expectativas de nadie en el equipo hasta el punto de que su suplente -Montrezl Harrell- conseguía terminar los partidos en cancha mientras Marc los veía desde el banquillo. Ese primer síntoma fue creciendo conforme pasaban las semanas y los Lakers no enderezaban resultados.

Marc no quiso o no vio que estos hechos fuesen relevantes porque él sabía que donde debía rendir era en los Play-Offs. Quizá esa dejadez estadística -5 puntos, 4.1 rebotes y 2.1 asistencias en 19 minutos- terminó por empujar a los Lakers a explorar en el mercado de las gangas. Se encontraron como agente libre a André Drummond, un pívot que mira la estadística más que nadie, pero que es sospechoso de no defender ni una cuarta parte que Gasol. Los angelinos le firmaron y de la noche a la mañana siguieron perdiendo partidos hasta verse involucrados en un play-in -la repesca de los Play-Offs- que han resuelto exitosamente ganando a los Warriors en la madrugada de este miércoles.

Ni un solo minuto en el play-in

En el día D, el técnico Frank Vogel alineó a Drummond 17 minutos, 10 a Harrell y dejó inédito en el banquillo a Marc. Parece que ésta va a ser la tónica habitual de aquí al final de temporada salvo lesión de Davis. El ala-pívot disputó 42 minutos contra Golden State y todo apunta a que va a ser utilizado en el rol de '5' mucho más que nunca ante la incapacidad de los angelinos de saber sacar partido a sus torres. Drummond, por su escasa implicación defensiva, ya es sospechoso, mientras que Harrell no tiene tamaño suficiente como para frenar a jugadores como Jokic o Ayton.

Marc esperará en el banquillo una oportunidad para poner las cosas en su sitio, aunque nadie debe hacerse ilusiones en balde. El pívot tomó una decisión intentando emular a su hermano Pau con los Lakers y todo ha salido mal. Firmó por dos años con el equipo que aspira a ser campeón a cuota 5.004/1 y ahora su espíritu competitivo le impide quedarse impasible al ostracismo al que ha sido sometido. Seguramente el apellido Gasol no vuelva a estar en una camiseta de los Lakers después de esta temporada. En la NBA, las malas decisiones se pagan caro.