Kevin Durant, una decisión errática detrás de otra para el mejor anotador de la NBA

Durant, en su época gloriosa en Golden State
Durant, en su época gloriosa en Golden State

El alero ha pedido a los Brooklyn Nets su traspaso tras no entenderse con los directivos del equipo. El jugador no se entiende con Steve Nash ni con Sean Marks

La gente puso un asterisco a los dos anillos que logró con los Warriors por la insultante superioridad del equipo

Kevin Durant ha dado el paso definitivo para salir de los Brooklyn Nets. El alero ha solicitado oficialmente salir del equipo en el que aterrizó como estrella hace tres veranos y que ahora no le satisface ni lo más mínimo. "He dejado de creer en el proyecto", dijo el jugador para detonar la relación.

Pese a ser reconocido como el mejor anotador que hay en la NBA, lo cierto es que la carrera de Durant ha vivido una serie de vaivenes que ponen en tela de juicio su manera de tomar las decisiones. El jugador apenas ha sumado dos anillos de campeón de la NBA en su carrera y un MVP pese a que sus números nos hablan de otro tipo de jugador diferencial.

Quizá en el debe de Durant está el hecho de ser un jugador franquicia nada fiable. En Oklahoma City parece que se agotó su marmita de la paciencia tras convivir casi una década con Russell Westbrook en la primera de sus decisiones erróneas. El alero, tras perder la final de 2012 contra Miami Heat, optó por renovar a Serge Ibaka en lugar de James Harden viéndose el error claramente años después.

Junto a Westbrook nunca volvió a unas finales de la MVP optando finalmente por fichar como agente libre por los Golden State Warriors ganándose los pitos de la hinchada que lo idolatró. En la Bahía de San Francisco, eso sí, ganó dos anillos junto a Stephen Curry y compañía, pero esos éxitos más que ayudarle terminaron por hacerle daño.

Durant y el qué dirán

La gente puso un asterisco a los dos anillos que logró con los Warriors por la insultante superioridad del equipo. Entonces Durant se sitió más fuerte que la estructura que ya había ganado el anillo sin él en 2015 y optó por marcharse en 2019 a Brooklyn para montar un imperio con Kyrie Irving.

Desde que fichó por los Nets, Durant ha vivido un calvario de lesiones e infortunios. La peculiaridades de su amigo Irving -terraplanista convencido y no vacunado- hicieron que el bueno de Kevin quisiera hacer la del 'quite del perdón' con Harden fichándole para el proyecto en 2021. 'La Barba' no duró ni un año en los Nets en parte por culpa de la falta de liderazgo de Durant.

Este último periodo, los Nets llegaron a Play-Offs y fueron barridos por 4-0 ante los futuros finalistas Boston Celtics. Durant no pudo hacer nada y Kyrie tampoco. No hubo excusas más allá de lo que ahora trasciende: "O Nash y su cuerpo técnico o nosotros".

Durant no está para ponerse esquisito a estas alturas de su carrera a punto de cumplir los 34 años. El alero quiere que le manden a un equipo competitivo para luchar por el anillo y como actor principal. El candidato era Boston, pero los Celtics se niegan a desmontar una estructura que ha sido dominante este año. Veremos lo que nos depara el resto del verano, pero se avecina la enésima decisión errónea de Kevin.