Playoffs NBA: El huracán Boston pasa por Miami

Los Celtics empataron las finales del Este ganando en Miami por un contundente 102-127. Boston recuperó a Horford y Smart y la maquinaria verde funcionó a la perfección para robar la ventaja de campo.

Marcus Smart, que venía de lesión, fue pieza clave para el triunfo de los Celtics. Además de su habitual intensidad defensiva, rozÓ el triple doble con 24 puntos, 12 asistencias y 9 rebotes.

Boston comenzó a ganar el partido ante Miami, cuando pocas horas del inicio se hacía oficial que Horford y Smart estaban disponibles para jugar. Las estrellas en los Celtics son los "Jays" pero, sin el nivel de intensidad y la fuerza mental de estos jugadores, todo es más difícil. Sus bajas las notaron y mucho en la derrota del primer partido, su presencia la iban a notar y mucho en la victoria del segundo.

Los Heat salieron en tromba con parcial de 18-8, pero sería un espejismo de lo que iba a suceder después. En ataque, 9 triples de 11 intentos, con un parcial de 17-0 por el medio, y en defensa un nivel y una intensidad que complicaba mucho cada canasta de Miami. Los Celtics encarrilaban el partido ya en el primer cuarto.

Aunque cuando lo iban a destrozar sería en el segundo, al descanso un increíble 45-70. Boston seguía acribillando a triples a su rival con un porcentaje asombroso, Tatum se iría a los 17 puntos solo en ese periodo.

Los Celtics hacían un primer tiempo de ensueño, ante unos incrédulos Miami Heat que pensaban que les estaba atropellando un tren de mercancías. Boston a este nivel es un muy claro candidato al anillo 2.89/5.

Jimmy Butler intentó la remontada

En el tercer cuarto hubo una pequeña esperanza de que los Heat se pudieran meter en el partido de la mano de su mejor jugador. J. Butler se echó el equipo a la espalda. Al final se iría a los 29 puntos, siendo el único jugador en Miami que estaría a la altura de unas Finales de Conferencia.

Pero los Celtics no iban a bajar el pistón ni en ataque ni en defensa para llevarse una victoria tan contundente como efectiva. La sensación ahora es que Boston es el gran favorito para meterse en las finales 1.364/11.

La siguiente parada será el sábado, un partido de NBA en el que una victoria de los Celtics en casa por más de 6 puntos se paga a 1.8810/11. El objetivo de Miami es recuperar sensaciones y ganar algún partido en el TD Garden para evitar un 3-1 en contra que sería casi definitivo. Miami gana en Boston el tercer partido se paga a 3.185/40.

Warriors, favoritos ante Doncic

En la noche del viernes se juega el segundo partido de las Finales del Oeste en San Francisco. Después del varapalo del primer día, los Mavs deben salir a por todas y Doncic volver a su nivel de playoffs. Un triunfo de Dallas ante los Warriors tiene una cuota de 3.02/1.