Y la NBA se plantó

Ver mercado

Lo que no consiguió la pandemia estuvo a punto de hacerlo el plante de los jugadores, ante la ola de brutalidad policial y racismo que vive USA en la actualidad. Fueron unas horas muy tensas en la que estuvo en serio riesgo la continuidad de la competición. Al final los jugadores han decidido seguir adelante y que el basket siga siendo su altavoz de protesta.

Para la historia, pero en lo deportivo, quedará el 4º partido de los mavericks ante los Clippers. Luka Doncic consiguió un triple doble de otro planeta, con triple ganador incluido. 43 puntos, 17 rebotes y 13 asistencias, lo nunca visto antes para un jugador de su edad.

Fueron unas horas muy tensas, parecía que el vaso de la paciencia del "Mundo NBA" se desbordaba. Los jugadores, que llevaban desde el inicio de la burbuja protestando por el racismo y el abuso policial , no podían más. Arrodillarse mientras sonaba el himno americano, llevar todo tipo de mensajes en las camisetas o hacer declaraciones en contra de esta situación no parecían ser suficiente.

Todo estalló con el tiroteo por la espalda de otro ciudadano afroamericano en presencia de su mujer y sus hijos por parte de la policia. En esto caso se trataba de Jacob Blake, pero daba igual. Los nombres ya daban igual, era una prueba más de que sus protestas parecía que no tenían ningún tipo de efecto. Y se plantaron.

Histórico boicot

Todo parecía normal en la jornada del miércoles 26 de agosto. El partido entre Milwaukee y Orlando era el que abría la sesión, pero mientras los Magic estaban preparados para jugar los Bucks no hacían acto de presencia, algo pasaba. Ni los altos ejecutivos ni los periodistas mejor informados lo vieron venir.

Había rumores en dias anteriores de que los jugadores cada vez estaban más incómodos con esta situación, que sus cabezas no estaban para jugar al basket y que algo más tenían que hacer. Pero casi nadie esperaba un boicot así .

Pero el plante de Milwaukee no sería el único. Poco después lo hacían también el resto de equipos, tanto los que debían jugar esa jornada, como el resto e incluso también paraban otras competiciones como la WNBA o la MLB . La mecha estaba encendida.

Fueron horas muy tensas, el equipo que arrancó la protesta Milwaukee Bucks emitía un comunicado, poco después empezaban las reuniones de jugadores para conocer la opinión de todo el mundo. La NBA durante esas tensas horas era una piña.

No sólo jugadores (con Chris Paul , presidente del sindicato de jugadores a la cabeza) o entrenadores, también algunos de los directivos se mostraban a favor del plante.
El peligro de cancelación total era muy grande en ese momento .

Acuerdo final

No sólo Chris Paul , voces tan importantes y autorizadas como LeBron James, Andre Iguodala, Russell Westbrook o incluso el propio Michael Jordan fueron clave en las negociaciones.

Aunque algunos jugadores seguían con la idea de la cancelación total de la temporada, al final se conseguiría llegar a un acuerdo entre ellos para continuar con la competición.
Conseguir un mayor compromiso por por parte de los propietarios, un plan para impulsar la justicia social y sobretodo seguir con ese brutal altavoz que suponen sus protestas en cada partido fueron algunos de los motivos para el cambio de rumbo.

Vuelta a la competición

Después de 3 noches sin NBA, la actividad se retoma el sabado 29 con el mismo calendario que quedó "aplazado" ese histórico miércoles.

Ocasión para ver a los Bucks , de nuevo, sobre la pista, para meterse en las semis de Conferencia y enfrentase a Miami .
Para ver ese apasionante duelo entre Toronto y Boston , el primer enfrentamiento definido.

En el Oeste ver a los Lakers sentenciar a los peligrosos Blazers sin un Lillard lesionado, para saber si Denver se convierte en "el pufo" de esta primera ronda, cayendo a a las primeras de cambio,para ver como acaba esa "guerra" entre 2 viejos conocidos como OKC y Houston y si el "extra terrestre" Luka Doncic y sus Mavs (sin Porzingis) son capaces de darle algún susto más a los todo poderosos Clippers .

Los jugadores volverán a hablar sobre la cancha pero seguirán haciendolo y mucho más fuerte fuera de ella.


Antonio Sanchez,