Michael Lintorn

Suele dejar de lado deportistas legendarios como Lionel Messi, Rafael Nadal o Michael Schumacher, y por contra opta por idolatrar a héroes imperfectos como Ezequiel Lavezzi, Gael Monfils o Robert Kubica. La lógica detrás de esto es que es más emocionante celebrar los escasos picos álgidos de sus carreras.

Hay dos excepciones a esa regla: su favorito de siempre Alessandro Nesta, el mejor defensor que ha visto jugar, y sus clubs preferidos, West Ham y Lazio, ¡que nunca han tenido un punto álgido que poder disfrutar!

La primera apuesta que ganó fue el 2-0 de Brasil con Ronaldo marcando el primer gol en la final del Mundial 2002. Desde entonces tiene una marca de 3.000 marcadores exactos en 10.000 partidos.

Su mejor apuesta debió de ser cuando eligió a Dimitar Berbatov como pichichi de la Premier League en la 2010/11, así que el empate final con Tévez fue bastante decepcionante para Michael.

Es triste quizá, pero el deporte es su vida. Su mayor logro ha sido estar presente en los 48 partidos caseros del West Ham en la 2010/11. Parecía la temporada perfecta, pero cuando bajaron en mayo se dio cuenta de que quizá hubiera sido mejor quedarse en casa.

Leer más Michael Lintorn