El Blog de Betfair

Cómo conseguir que el tiempo se convierta en nuestro mejor aliado en las apuestas

Regístrate ahora Ver mercado

El Exchange de Betfair es un ecosistema especial en el que los mercados tienen fecha de caducidad. Aprende cómo afecta eso a tus selecciones.

Aunque el fútbol es un deporte de anotación baja, un gol siempre puede pillarnos por sorpresa. Es vital tener una estrategia calculada de riesgo, y saber qué hacer si las cosas se ponen feas.

¿Cómo puede ser posible 'tradear' tiempo en los mercados de fútbol? Parece una afirmación un poco extraña, pero que tendrá todo el sentido del mundo en solo un minuto.

Deja que te explique...
Los mercados de trading deportivos son diferentes a otros mercados financieros, ya que operan en un lapso limitado de tiempo. Un mercado de fútbol se abre algunos días antes del evento. Una vez que está en juego, solo hay 90 minutos (con un descanso entre medias) antes de que se cierre para siempre. Es muy distinto a un mercado de divisas, por ejemplo, que opera 24 horas al día durante 365 días al año, de forma más o menos "eterna".

Pasan muchas cosas en el corto período de tiempo en el que un mercado deportivo permanece abierto. Y cuando el cierre se va a acercado, la gente suele reaccionar para cerrar sus posiciones de la forma más ventajosa posible.

La extinción del tiempo guía las cuotas
Conforme el tiempo que queda en un partido de fútbol se extingue, las cuotas van gravitando de forma natural hacia el resultado que el marcador actual refleja. Por ejemplo, si el resultado es de 1-0 tras 80 minutos, la cuota del 1-0 irá cayendo y cayendo, ya que van quedando menos minutos para que el marcador se modifique. Conforme el tiempo se extingue, la posibilidad de que el resultado no cambie se incrementa.

Por supuesto, esto no siempre es automático. El equipo que gana 1-0 puede estar sufriendo un acoso del rival. Las cuotas pueden fluctuar en este caso, pero lo habitual es que haya un punto en el que el precio del ganador se aproxime al [1.01] en los instantes finales.

Jugar con la extinción del tiempo en partidos de marcador bajo
El fútbol tiene un número inherente de goles en un partido típico. Según las estadísticas, el resultado más repetido es el 1-1. Esto es ideal para jugar con la extinción del tiempo, pero por supuesto todo depende de la liga y los equipos en liza. Los diferentes estilos de las diferentes competiciones afectan a la cantidad de goles que se pueden llegar a anotar.

Si asumimos que la media anotadora es ligeramente superior a dos, podemos beneficiarnos de aquellos partidos que tengan un pronóstico todavía inferior. Con una búsqueda no muy exhaustiva, es posible encontrar partidos en los que los equipos están más centrados en defender que en atacar. Esto generalmente provoca marcadores cortos, siempre que otros factores también ayuden. Por ejemplo, ¡esto puede no ser una buena idea si los mejores delanteros de ambos conjuntos están en liza y en racha!

En un partido donde el marcador va a ser previsiblemente bajo, podemos asumir que conforme el tiempo se extingue, las cuotas del empate y el 0-0 serán cada vez más exiguas. Puede ser una buena idea apostar por el empate al comienzo de esos choques, ya que generalmente será el punto más alto en el que se cotice, a no ser que haya un gol rápido. Si no ocurre, podemos hacer un 'lay' en el momento que estimemos oportuno. Si nadie ha anotado en ese lapso, obtendremos un buen beneficio.

Puedes llevar esta idea más allá buscando cuándo un determinado equipo tiene más opciones de anotar. En la temporada 2016/17, el Manchester United marcó 54 tantos, y los anotó en el minuto 50 como media. Esta información y muchísima de este tipo puede conseguirse gratis en internet. Saber cuándo los equipos anotan generalmente puede proporcionarnos los mejores puntos de salida en una apuesta, aunque puede haber centenares de otros factores que puedes querer considerar. Al final, todo se resume en las preferencias personales. Algunos prefieren ver los partidos porque pueden leerlos correctamente, otros se fían más de los fríos números.

Hacer un 'lay' contando con la extinción del tiempo
Hacer un lay al empate es una de las estrategias más comunes en fútbol, por lo que sería estúpido no mencionarla en este contexto. Esta estrategia confía en la extinción del tiempo para funcionar. Por ejemplo, si haces un 'lay' al empate antes del partido y no cierras la apuesta en juego, terminarás con un verde muy pronunciado o con pérdidas muy grandes.

La mayoría de apostadores que hacen un lay al empate tratan de jugar con el tiempo a su favor. Por ejemplo, muchos lo hacen durante el descanso, ya que los equipos han podido pasar la primera mitad estudiándose, y discutido en el vestuario las posibilidades de anotar. El precio del empate habrá caído, por lo que hacer un 'lay' es ahora más económico. Cualquier gol nos valdría para ganar la apuesta, ya que la cuota del empate se dispararía y nosotros hemos apostado en su contra. Sería el momento de cerrar nuestra operación en verde.

Riesgos de la extinción del tiempo

Aunque el fútbol es un deporte de anotación baja, un gol siempre puede pillarnos por sorpresa. Es vital tener una estrategia calculada de riesgo, y saber qué hacer si las cosas se ponen feas. ¿Qué hacer si hay un gol inesperado de larga distancia que te deja sin capacidad de reacción? Debes estar preparado ante la eventualidad. He aquí una lista de cosas de debes considerar:

● ¿Bajo qué condiciones entras en este mercado?
● ¿Cuál es tu estrategia de salida?
● ¿Cómo te protegerás de goles inesperados?
● ¿En qué punto del partido estarás más activo?
● ¿En qué punto no querrás tradear bajo ningún concepto?

Cuando apuestes en las grandes -y no tan grandes- ligas con Betfair, nunca olvides que el tiempo puede ser tu mejor aliado.

Regístrate ahora Ver mercado
More Tutoriales sobre apuestas