El Blog de Betfair

Open de Australia: por qué Andy Murray ha roto con Ivan Lendl (otra vez)

Regístrate ahora Ver mercado

El escocés afronta el 2018 recuperándose de su lesión de cadera, y con dudas en torno a si volverá a recuperar su mejor nivel.

Aquellos que vieran su partido de exhibición contra Roger Federer hace dos semanas pudieron comprobar que Murray todavía no se mueve con agilidad.

Cuando hablamos de trabajos estables, ser entrenador de Andy Murray lo es tan poco como un empleo en el Chelsea de Roman Abramovich. El último trofeo conseguido no significa nada. Lo importante es siempre lo que viene a continuación.

Es por ello que Murray ha decidido apartar a Ivan Lendl de sus planes para 2018, mientras trata de continuar con su carrera mientras se recupera de la lesión de cadera que le ha tenido parado seis meses.

El escocés cumple 31 años en mayo, y podría haber tenido la tentación de poner fin a su carrera. Ha hecho historia, ha sido número uno, y ha llevado su talento mucho más allá de lo que muchos creían.

Pero ello no es suficiente. Hay todavía un par de cosas que le gustaría conseguir, y una es el Open de Australia de enero. Es el único Grand Slam que no tiene que considera ganable, ya que aunque tampoco ha ganado en Ronald Garros es muy aventurado predecir que volverá a tener un nivel suficiente en arcilla como para lograrlo.

Para levantar el trofeo en Melbourne debe afinar su preparación, con la mezcla justa de trabajo y descanso para que su cadera responda. Necesita cuidados, y Lendl, que fue 270 semanas número 1 del mundo gracias a un método brutal de trabajo, no es especialista en cuidados. Se paga a cuota [7] en el Sportsbook de Betfair que Murray gane en el Open de Australia. En condiciones normales sería una gran apuesta, pero esta vez no.

Aquellos que vieran su partido de exhibición contra Roger Federer hace dos semanas pudieron comprobar que todavía no se mueve con agilidad. No parece factible que en dos semanas pase de ese estado al nivel requerido para ganar un Grand Slam.

Murray ha roto con Lendl, a su vez, porque necesita a alguien centrado en él. Al Lendl no le gusta viajar, cobra unos bonus astronómicos cada vez que Murray gana un Grand Slam, y tiene innumerables compromisos que atender. La última vez en la que Murray estuvo lesionado, se perdió tres meses, después de operarse de la espalda en 2013. Lendl le hizo trabajar muy duro en la pretemporada, y el escocés no aguantó el ritmo en Australia. Habían roto para la primavera.

Entonces llegó Amelie Mauresmo, que guió a Murray al número 2 del mundo. Ahora ha caído al 16, y podría irse más allá del 30 cuando se sorteen los cabezas de serie en Australia. Necesita alguien trabajando con él para que los resultados no se retrasen demasiado.

Jamie Delgado va a ser su entrenador principal, y afirmó: "Lo primero que tenemos que lograr es que recupere del todo su forma física". Ello podría llevar meses, no semanas, y es por ello que la cuota de Murray en Wimbledon, de [5] en el Sportsbook, se antoja más atractiva que la de Australia, aunque sea más baja.

Regístrate ahora Ver mercado
Más Tenis