El Blog de Betfair

Cinco motivos por lo que no dar la espalda a Hillary Clinton en los mercados

Regístrate ahora Ver mercado

La candidata demócrata cotiza a 1.2. Donald Trump, a 5.5. Este martes sabremos si dichos precios estaban justificados.

No me sorprendería que la candidata demócrata se lleve todos los estados dudosos, e incluso alguno más lejano en las encuestas como Arizona.

1) La dinámica quedó clara cuando Donald Trump logró la nominación

Que quede claro, Hillary Clinton ha tenido muchísima suerte al enfrentarse a este rival. Contra John Kasich o Marco Rubio, creo que estaría en las puertas de una gran derrota. Incluso una figura que provoca división como Ted Cruz tendría un 50% de opciones contra ella. Sin embargo, tras un proceso anárquico que dejará al Partido Republicano dañado para muchos años, éstos acabaron con el peor candidato en la historia de las carreras presidenciales. Trump ganó por ser una celebridad y porque mediatiza la atención de los medios. Ha logrado que toda la elección sea un referéndum sobre su figura. Y esto es catastrófico en una elección general, porque Trump es tóxico para la mayoría de americanos. La mitad de los votantes jamás se inclinaría por él. Cuando más domina el discurso mediático, mayores son los problemas para él. Y sus pobres números no han cambiado en toda la campaña, el 60% de antipatía contra él no ha disminuido. Clinton no es mucho más popular, pero al menos inspira algo de confianza por su experiencia. Trump, por si fuera poco, ha fallado en los debates.

2) El escándalo de los e-mails ha hecho daño pero no es definitivo

Los puntos débiles de Clinton han quedado olvidados viendo al candidato de enfrente. No cabe duda, eso sí, que el escándalo de los correos electrónicos ha hecho que disminuya la confianza en su campaña y en su persona. Pero es muy dudoso que ello provoque que muchos votantes vayan a decantarse por Trump. Creo que de hecho el mercado de Betfair reaccionó demasiado violentamente tras la investigación del FBI. Las cartas de James Comey no parecen haber cambiado las encuestas, bien al contrario. Muchos votantes demócratas parecen haberse convencido al fin de que la victoria no era segura, y se animarán a votar por Hillary aunque tenían sus dudas sobre si hacerlo.

3) La ruta de Clinton hacia los 270 votos de los colegios electorales es más sencilla que la de Trump

Éste es quizá el factor fundamental. Para ganar 270 votos electorales, Trump necesita dar al menos dos sorpresas en estados claves. No solo debe imponerse en Florida, Ohio y Carolina del Norte, sino también en algún bastión de Hillary. Las dos posibilidades obvias son Pennsylvania y Michigan, dos estados en los que los republicanos no ganan desde los 80 y en los que Trump ha ido por detrás en las encuestas. En realidad yo sí pienso que esos estados son potenciales sorpresas, pero no veo para nada segura la victoria de Trump en Florida u Ohio.

4) Los primeros votos son prometedores para Clinton

Hablando de Florida, las señales son muy positivas para Hillary en el Sunshine State. Como en Nevada, un gran incremento en el número de votantes latinos puede auparle al triunfo en ese estado. Trump parece estar al frente en Carolina del Norte, pero éste es el estado en el que suele haber más sorpresas y que dio la espalda a Obama por sorpresa en 2012. Los apostadores creen que está al 50%, y es por algo.

5) ¡Haz caso a Jim Messina! La ventaja de Clinton en organización es enorme.

Los seguidores de Trump llevan meses diciendo que las encuestas se equivocan, y sí hay indicios de que podría ser verdad en algunos puntos. Al final, las últimas elecciones en Estados Unidos y Gran Bretaña han sido una hecatombe para las empresas que se dedican a hacer predicciones. Tanto Barack Obama como David Cameron superaron con creces lo que marcaban las encuestas. Por no hablar del 'Brexit'. Pero pensar en que Trump será el beneficiado de estos posibles desajustes es otra historia. Algo que pocas veces se cuenta es que estas sorpresas implican normalmente algún tipo de genio actuando entre bambalinas. Jim Messina, el hombre que orquestó las campañas de Obama y Cameron, está trabajando para Hillary esta vez. Es difícil medir en impacto que consiguen sus consejos en términos de organización, pero seguro que no son desdeñables. Messina dijo que rezaba para que Trump ganara las primarias todas las noches. Porque sabía cómo hacerle frente, siendo un adversario mucho más sencillo que otros. Creo que nunca ha habido tal diferencia entre la profesionalidad de ambas campañas, y ello podría darle un par de puntos extra a Hillary a última hora. De hecho no me sorprendería que la candidata demócrata se lleve todos los estados dudosos, e incluso alguno más lejano en las encuestas como Arizona.

Regístrate ahora Ver mercado
More Noticias