El Blog de Betfair

Siempre debes dominar tu mesa de poker, también online

Regístrate ahora Ver mercado

Es importante crearte una reputación de jugador duro, también en internet. Dave Allan te explica cómo hacer que tus rivales se fijen en ti.

Cuando estés en una racha ganadora, confía en tu instinto y acumula la presión sobre tus contrarios

Dominar la mesa es un efecto que muchas veces olvidan los jugadores que juegan a través de Internet, a pesar de que siempre ha sido y será uno de los aspectos vitales del poker.

Ser el jugador dominante o el jefe de la mesa puede cambiar radicalmente la dinámica de una partida. Durante los torneos en vivo el efecto es obvio, ya que todo el mundo presta muchísima atención a todas las manos.

Casi siempre hay un jugador que parece ser el que controla la acción tomando buenas decisiones, mientras que el resto de jugadores se preocupan de no perderse ninguno de los movimientos que realiza. Cuando se trata de poker a través de Internet este aspecto adquiere mucha menos importancia, ya que muchos jugadores juegan en varias mesas a la vez e ignoran gran parte de la dinámica de la mesa.

A pesar de ello, a veces queda patente en las partidas a través de Internet, normalmente en la mesa final de un gran torneo, en la que toda la atención de los jugadores está centrada en una única mesa.

La importancia que tiene poder granjearse la reputación de jugador dominante de una mesa no debe infravalorarse. Los jugadores empezarán a andarse con cuidado al enfrentarse a ti, pocas veces farolearán, atacarán tus ciegas con mucha menos frecuencia y te dejarán robarles muchos botes.

Es muy frecuente que el jugador dominante entre en una especie de bucle en el que no parecen dejar de ganar, por lo que los jugadores pasivos aumentan todavía más su pasividad y dejan que el jugador dominante gane aún más.

La mayoría de los mejores jugadores de poker que apuestan grandes sumas dominan este efecto con maestría. Stu Ungar, Doyle Brunson e incluso la nueva generación de jugadores, como Chris Moorman, son o fueron muy conocidos por su capacidad de tomar el control total de la mesa y atacar a sus contrarios basándose en esta postura.

Algunas de las dinámicas más interesantes de una mesa se producen cuando dos de estos jugadores se sientan juntos y el resto se ciñe a adoptar una táctica sólida y controlada. Estos jugadores suelen desmelenarse y atacar como si no hubiera un mañana al otro, jugando manos alocadas con el único objetivo de intentar lograr hacerse con el control que tanto ansían.

Cuando estés en una racha ganadora, confía en tu instinto y acumula la presión sobre tus contrarios. A la larga, te reportará enormes beneficios.

Regístrate ahora Ver mercado
More Jugar al Poker