El Blog de Betfair

Open Británico: cinco claves para saber lo que nos espera en Royal Birkdale

Regístrate ahora Ver mercado

El tercer grande de la temporada de golf, el más señero de todos, arranca este jueves. Para apostar en él, conviene conocer ciertas particularidades.

Los tres últimos campeones en Royal Birkdale estaban a entre cinco y siete golpes tras la jornada inicial.

El Open sigue siendo factible para jugadores mayores
En una era dominada por jugadores muy jóvenes que parecen llevar al juego a una nueva dimensión, el Open continúa desafiando esa tónica. Cinco de los últimos seis ganadores del grande más antiguo tenían más de 40 años. En el mismo espacio de tiempo, ningún jugador de esa edad se ha impuesto en los tres 'major' restantes. La mitad de los vencedores en esos tres grandes (Augusta, U.S. Open, PGA) era menor de 30 años. Evidentemente, el hecho de que Royal Birkdale sea un 'links' clásico explica en buena parte el hecho de que los veteranos tengan muchas más opciones en él. No ha habido ganadores menores de 30 años en este campo desde 1954. La última vez en la que el Open se jugó allí, en 2008, un Greg Norman de 53 años lideró el torneo durante tres jornadas antes de acabar tercero.

Royal Birkdale es una prueba muy diferente a los tres últimos Open
Haberlo hecho bien en los últimos Open ayuda en un grande tan particular, pero no hay que olvidar que el campo cambia cada año. Durante los últimos tres años, el marcador del ganador ha sido históricamente bajo, entre -15 y -20. El año pasado en Royal Troon el recorrido no estaba sencillo, pero Stenson y Mickelson consiguieron que lo pareciera. En 2015, un Saint Andrews muy blando regaló multitud de 'birdies'. Pero sea cual sea el pronóstico del tiempo, Royal Birkdale jamás es fácil. Lee Trevino acabó con -11 en 1971, pero desde entonces nadie ha vuelto a asomarse al -10. Ésta es una prueba de resistencia, de navegar las diferentes direcciones del viento sin equivocarse. El par es un gran resultado en la mayoría de hoyos. En los últimos dos open jugados en Royal Birkdale, los jugadores acabaron con par y +3. En la última ocasión, ese resultado le bastó a Padraig Harrington para ganar con cuatro golpes de ventaja.

El Open de Escocia no parece una referencia sólida
Lógicamente, uno supone que los jugadores que llegan tras haber jugado torneos del Circuito Europeo en 'links' durante las semanas anteriores tienen ventaja. Pero en los 16 años desde que el Open de Escocia se juega una semana antes que el Open Británico, solo Phil Mickelson ha repetido victoria en ambos eventos. Y Thomas Levet, en 2004, fue el único jugador en acabar el Open entre los diez primeros tras imponerse en el torneo escocés. Eso sí, llegar descansado no suele ser un mejor plan. Stewart Cink fue el último ganador del Open, en 2009, que se presentó en el tercer grande del año sin ninguna ronda competitiva en un 'links' esa temporada. Competir para ganar dos semanas seguidas es complicado. Por ello, quizá es mejor fijarse en los jugadores que mostraron un juego sólido en Escocia y obtuvieron una clasificación digna. Como Stenson, que ganó el Open tras ser 16. la semana anterior, o Rory McIlroy, que logró lo mismo habiendo sido 14. días antes en tierras escocesas.

No es esencial estar cerca de la cabeza al comienzo
Saint Andrews o Hoylake favorecen a los jugadores que comienzan bien y acumulan ventaja, pero las remontadas son perfectamente realistas en Royal Birkdale. Los tres últimos campeones allí estaban a entre cinco y siete golpes tras la jornada inicial. Además, nunca se puede descartar un dramático cambio de tiempo a lo largo del día, lo que siempre termina afectando a la clasificación. Cuatro de los 15 primeros clasificados en 2008 habían acabo la primera jornada fuera de los primeros 90 puestos.

Es más fácil hacer 'birdies' en los últimos hoyos que en los primeros
Todos los jugadores firmarían salir de los primeros seis hoyos con un par. El primero y el sexto fueron los más complicados del campo en 2008. Cualquiera que esté bien clasificado tres esa seguidilla tendrá entonces buenas posibilidades de progresar rápidamente en la clasificación. De los hoyos que van de 10 al 13, eso sí, llega otra fase de dificultad: son cuatro de los ocho más complicados, según los resultados de las últimas ediciones. En el 15 y el 17 llega el ataque: dos pares 5 en los que llegar de dos al 'green' es más que factible. Los 'eagles' y 'birdiez' abundarán ahí, y será el momento de arreglar la tarjeta antes de entregarla en la casa club.

Regístrate ahora Ver mercado
More Golf