El Blog de Betfair

Apuestas Fórmula 1: no se entienden los precios de los poco fiables Mercedes en Canadá

Regístrate ahora Ver mercado

Lewis Hamilton es el gran favorito para imponerse este fin de semana en Montreal, a pesar de su calamitosa actuación en Montreal.

El trazado de Montreal no es el ideal para Mercedes. Pirelli volverá a usar los compuesto blandos que tanto le cuesta calentar a la bala plateada.

Me encanta leer en la cama, pero el problema que tengo es que me duermo tras tres o cuatro páginas. Es probablemente cosa de la edad. Algunos libros son mejores que otros para aguantar despierto. Hace poco intenté pelear con uno de Ross Brawn, en el que detalla sus experiencias en Grandes Premios. Se llama: "Competición total: lecciones de estrategia en la Fórmula 1". Es todo lo seco que cabe imaginarse leyendo el título, perfecto para quedarse sopa.

Una cosa que me entretuvo, sin embargo, fue leer acerca de la cultura de innovación que hizo que Jenson Button disfrutara de un coche ganador en el Mundial 2009 con Brawn, en lo que posteriormente se convirtió en la escudería Mercedes.

El fracaso siempre se veía como una oportunidad. Si las cosas salían mal, nunca se buscaba un culpable individual, sino que todo el mundo trataba de investigar qué había fallado para tratar de arreglarlo.

Jamás estuvo más claro que en el 2015, cuando siete días después de que ambos coches se quedaran fuera del podio en Singapur, Mercedes consiguió un doblete en Japón. Los ingenieros en Brackley habían trabajado durante toda la semana para retomar el control del coche, identificar los fallos y arreglarlos. Para el primer entrenamiento del viernes, los monoplazas de Lewis Hamilton y Nico Rosberg estaban listos.

Es una experiencia que el jefe de Mercedes Toto Wolff ha recordado esta semana, cuando su escudería trata de olvidar el nefasto Gran Premio vivido en Mónaco, que oficializó que Sebastian Vettel es ahora el gran favorito para hacerse con el título mundial.

Los ingenieros han tenido catorce días para prepararse para el Gran Premio de Canadá, una cita en la que muchos consideran que comienza una nueva fase de la temporada. Vettel y Ferrari están siendo un modelo de consistencia. El alemán ha acabado entre los dos primeros en las primeras seis carreras, y comienza a ser el piloto extremadamente fiable que arrasó con Red Bull.

El contraste es Mercedes, el más rápido a una vuelta pero con más problemas cuando hay que dar 50 seguidas. Wolff llama a su coche una 'diva', ya que es una estrella con alto mantenimiento que necesita cuidados constantes, pero que brilla como nadie cuando todo sopla a favor (una definición que también sirve para Hamilton, pero eso es otra historia).

¿Puede el equipo repetir la remontada de 2015 en Japón? El mercado lo cree, con Hamilton a [2.25] para ganar en Japón y Vettel a [2.5]. Pero el trazado de Montreal no es el ideal para Mercedes. Pirelli volverá a usar los compuesto blandos que tanto le cuesta calentar a la bala plateada. Por lo que optar por otras opciones que no sean Hamilton puede ser interesante. Un final en el podio de Kimi Raikkonen, por ejemplo, se paga a cuota [2].

Regístrate ahora Ver mercado
More Fútbol