Tour de Francia: aunque su año no esté siendo bueno, ¿hay una alternativa real a Chris Froome?

Chris Froome evitará a su enemigo más temido: el pavés.
Regístrate ahora Ver mercado

El tres veces ganador presenta un poco más baja que Richie Porte en Betfair. Nuestro experto Jack Houghton recomienda aprovecharla.

Alberto Contador será protagonista como siempre. Llega fresco y atacará en las etapas de montaña. Pero más que ganar, podría provocar que algún favorito sufra, ya que su potencial parece ya de lejos del de Froome o Porte.

¿Cuántas posibilidades hay de que gane el cuarto?
El propio Chris Froome ha admitido que no conoce la historia de su deporte. Cuando le preguntaron por los demás corredores que, como él, suman tres Tour de Francia ganados, no le sonaba ninguno. No le importa demasiado el asunto de convertirse en leyenda, su carácter es muy diferente. Eso sí, comienza a preocuparse poco a poco de ese legado. Después de que los siete Tour de Francia de Lance Armstrong hayan sido borrados de los libros de historia, Froome podría acercarse este año muy mucho al ilustre club de ganadores de cinco Tour que forman Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Miguel Indurain. Desafortunadamente para él, la temporada 2017 del líder de Sky no sugiere que ese cuarto triunfo esté cerca. Sin victorias desde septiembre de 2016, jamás había comenzado tan mal la temporada, y si gana el Tour que comienza este sábado 1 de julio, será la primera vez en que lo haga sin haberse llevado antes del Criterium de Dauphiné. Sus problemas físicos en el Tour de Romandía, donde se quejó de la espalda, también están ahí. Simon Yates y Richie Porte le han dejado atrás en las etapas montañosas que ha disputado hasta ahora este año. Y la controversia en torno al posible dopaje en el equipo Sky, en el que no estaría implicado pero que provoca preguntas diarias de los periodistas, puede estar cansándole psicológicamente.

¿Puede Richie Porte batir a Froome?
Richie Porte ha sido el más fuerte del pelotón, pero tengo dudas sobre su solidez y liderazgo en un reto así. Volvió a Mónaco tras la Dauphiné para estar con su familia, mientras Froome se iba a Sestriere a seguir entrenado en altura. Porte jamás ha mostrado ser capaz de encadenar tres semanas sólidas sin errores, necesarias para llevarse la carrera más importante del mundo. Un amigo mío lo planteó así: "¿En qué etapa perderá Porte cinco minutos?". La respuesta podría ser la 9, desde Nantua hasta Chambery, con siete puertos. O las 17 y 18, con cuatro puertos de más de 2.000 metros en dos días. Quizá Porte se arrepentirá de no haber entrenado más días en altura.

¿Qué hay de Nairo Quintana?
Cuando llegó a las grandes vueltas en 2013, parecía que era cuestión de tiempo que Nairo Quintana ganar el Tour. Pero tras estar muy cerca dos veces, parece estar esperando al momento en que Froome deje de dominar la carrera. No parece tener un plan para superar a su gran rival. Su decisión de correr el Giro, letal en los últimos tiempos para los aspirantes a ganar el Tour, y el modo en que Tom Dumoulin se superó, habrán hecho poco a favor de su confianza. Movistar dice que Quintana rinde mejor en el segundo grande del año, como demostraría su triunfo en la Vuelta del año pasado. Pero aquel triunfo se produjo por la inmensa ineptitud táctica de Sky, más que por los méritos del colombiano.

¿Hay más candidatos?
Siguiendo el ejemplo de Quintana, mucho corredores que podrían haber apretado el Tour decidieron correr el Giro. Si Vincenzo Nibali, Thibaut Pinot, Adam Yates, Ilnur Zakarin, Steven Kruijswijk, Tom Dumoulin y Rui Costa están en la salida de Dusseldorf (alguno se caerá de la lista), será sin la reserva de combustible necesaria para llevarse una prueba de tres semanas. El plan de Astana de llevar como líder a Jakob Fulsang al Tour y a Fabio Aru al Giro se vino abajo cuando este último se lesionó la rodilla. Ahora los dos compartirán galones, algo que no suele funcionar muy bien normalmente. Fulsang mostró un gran nivel en la sexta etapa de la Dauphiné, pero habrá que ver cómo resuelve el equipo esa bicefalia. Las cuotas de ambos ([21] y [17]) son de las más interesantes en el mercado de ganador. Primoz Roglic, que corre para el LottoNL-Jumbo, es un antiguo saltador de ski que se ha adaptado con sorprendente rapidez al ciclismo profesional. Está por ver si aguanta las tres semanas de subidas, pero su cuota [151] es de las más interesantes para una apuesta arriesgada. Alberto Contador será protagonista como siempre. Llega fresco y atacará en las etapas de montaña. Pero más que ganar, podría provocar que algún favorito sufra, ya que su potencial parece ya de lejos del de Froome o Porte. Simon Yates cambió su plan de entrenamientos cuando Orica-Scott comenzó a dudar de que Esteban Chávez llegara bien al Tour. Ambos serán líderes del equipo, pero el objetivo más realista de Yates en el maillot blanco. Romain Bardet fue segundo en 2016, y su triunfo en Saint Gervais fue lo más espectacular de la carrera. Pero es muy flojo contra el crono. Perdió 44 segundos en el prólogo de 2015 contra Froome, y podría ocurrirle algo parecido en Dusseldorf. Si le sumamos otros tantos segundos en la penúltimo etapa, podría ser que parta con un déficit de 90 segundos. No es tan bueno como para superarlo.

¿Cuál es la conclusión?
Froome quitará tiempo a todos sus rivales (exceptuando quizá a Porte) en la prólogo, y ello podría ser muy importante de cara a la primera etapa de montaña en la 5. etapa, con la subida a La Planche des Belle Filles. Al líder de Sky le gusta aprovechar esa primera oportunidad para dar el golpe. La carrera podría estar encarrilada en ese momento. Si apostamos por el triple ganador, sería el momento de hacer un Cash Out en Betfair.

Apuesta recomendada
Chris Froome a cuota [2.5](Sportsbook), con vistas a un Cash Out cuando el precio baje.

Regístrate ahora Ver mercado